Banca fácil, el salvavidas de los informales

Personas sin historial crediticio podrían acceder a un préstamo máximo de $1,288.000 bajo estudios alternativos de información como la consulta de pagos en servicios públicos o compras en almacenes de cadena.

Los recursos para los trabajadores informales bajo la modalidad de banca fácil no pueden ser desembolsados por medio de tarjeta de crédito. / Pamela Aristizabal
El acceso al crédito para trabajadores informales o sin historial crediticio siempre ha tenido un inconveniente para que estas personas puedan cumplir con los requisitos que como clientes exigen las entidades financieras. Para poder solventar esta exigencia, el Ministerio de Hacienda y Crédito Público reglamentó desde finales del año pasado un tipo de préstamos específicos para los informales como un mecanismo de inclusión financiera.
 
El crédito de consumo de bajo monto, o también llamado “banca fácil” es un instrumento que les permite a personas naturales adquirir un préstamo cuyo valor no supere dos salarios mínimos vigentes, es decir, un $1’288.700. El decreto implementado el 17 de diciembre de 2014 señala además que el plazo máximo de pago de estos anticipos es de hasta 36 meses.
 
De acuerdo con David Salamanca, director de la unidad de proyección normativa y regulación financiera del Ministerio de Hacienda, este crédito no está vinculado con la actividad productiva y busca atender a la población ubicada en la base de la pirámide poblacional de recursos limitados.
 
“Varias entidades bancarias tradicionales y también microfinancieras están trabajando en diseñar este producto de montos muy pequeños dedicado a la población informal”, dijo el funcionario, y agregó que para el estudio del crédito se implementarán mecanismos de información diferentes a los habituales.
 
“Se trata de buscar fuentes de información alternativas como, por ejemplo, la fidelidad de pagos en servicios públicos o sus costumbres de consumo en grandes superficies, que son mecanismos un poco costosos para la entidad porque le toca implementar elementos difíciles de obtener, pero muy fáciles para los clientes”.
 
Salamanca añadió que la iniciativa busca solucionar inconvenientes de crédito a una gran parte de la población colombiana junto a una adecuada educación financiera para que estas personas que accedan al mecanismo puedan soportar su deuda y evitar que su primera experiencia con el sector financiero sea un reporte negativo en las centrales de riesgo.
 
Precisó que un empleado normal soporta la información para el préstamo con su desprendible de nómina o certificado laboral que funciona como constancia de un flujo de ingresos para el banco, “pero para personas que no tienen este tipo de certificados es muy difícil acceder a estas líneas de crédito y con este decreto se establece una nueva categoría, la cual tendrá un nivel de tasa más alta y no puede ser rotativo”.
 
Para el presidente del Banco Agrario, Francisco Solano Mendoza, la implementación de los créditos de bajo monto genera competencia dentro de las entidades financieras.
 
“Esta ley de banca ligera lo que también brinda es la oportunidad a agentes de poder captar recursos, como por ejemplo los corresponsales bancarios, que pueden organizarse para esta operación. Lo que está en duda es el tema patrimonial para estas entidades, y aunque lo vemos como competencia sabemos que es un gran paso a la inclusión financiera en Colombia”.
 
Luz Amanda García, superintendente delegada para el riesgo de crédito de la Superintendencia Financiera, manifestó que el ente regulador expedirá unos formatos dirigidos a las entidades vigiladas para que reporten el estado de las cuentas y los números de clientes vinculados por este nuevo tipo de préstamos.
 
Agregó que los bancos deberán desarrollar todos los mecanismos posibles para conseguir los datos que complementen la vinculación de los informales al sistema financiero.
“La información de gastos de este cliente puede dar una idea de su comportamiento, de modo que estas iniciativas buscarán poder darle una solución y vincularlo a una vida crediticia”.
Este nuevo formato, según García,  se convertirá en una vía para romper un círculo vicioso de no otorgar crédito por falta de información. 

 

últimas noticias

Peso argentino cae a mínimos históricos

contenido-exclusivo