Banco de la clase media

Lenddo, la firma que realiza préstamos con base en la reputación de los usuarios en las redes sociales, da pistas sobre su próxima expansión.

Richard Eldridge, cofundador y director general de Lenddo para Asia. / Luis Ángel.
Richard Eldridge, cofundador y director general de Lenddo para Asia. / Luis Ángel.

Desde esta semana, México tiene un nuevo banco. Se llama Lenddo, se especializa en prestar dinero a través de internet, con base a la reputación que construyen sus clientes en redes sociales, y es gestionado enteramente desde Colombia. Más exactamente desde unas oficinas cercanas al Parque de la 93, en Bogotá, donde la compañía funciona desde hace un año ejecutando el mismo modelo de negocios: préstamos que no superen el millón de pesos para ser invertidos en necesidades urgentes como pago de un semestre universitario, procedimientos de salud, reformas locativas, cursos de idiomas, entre otros.

Esos US$300 desembolsados en México son, en realidad, la última aprobación de una larga cadena que se inició en 2011 en las instalaciones de un call center en Filipinas. La iniciativa, fundada por Jeffrey Stewart y Richard Eldridge, buscaba que la creciente clase media del sudeste asiático, con una presencia activa en las redes sociales, tuviera mejores oportunidades de acceder a créditos. La población de prueba fueron los 100 empleados de la firma presidida por Eldridge, y al cabo de un mese su base de clientes aumentó hasta los 20.000.

"El crecimiento fue impresionante. Un año después decidimos trasladarnos a Colombia, porque veíamos condiciones similares, y hemos cosechado un crecimiento aún más acelerado. Ahora nos enfocamos en un país mucho más grande, pero con el análisis técnico que realizamos previamente y gracias a la experticia de nuestras operaciones de Asia y Suramérica, esperamos realizar una buena operación", explica Eldridge, quien actúa hoy como director general para su negocio asiático.

La compañía escogió a sus oficinas de Bogotá para supervisar la nueva aventura mexicana. Y con razón, si se tiene en cuenta que, apenas en el año que lleva de funcionamiento, la firma ha colocado más de US$1 millón entre sus más de 50.000 clientes y ha expandido su portafolio de servicios al financiamiento de teléfonos móviles. "El 80% de los créditos van a parar a los estratos 2 y 3. Se trata de gente honesta, trabajadora, activa en las redes sociales, con un promedio de edad de 27 años", comenta Dan Gertsacov, un reconocido ejecutivo en Silicon Valley que dejó su trabajo en Google para convertirse en el director general de la expansión de Lenddo en el continente americano.

Y hablando de expansiones, la firma sabe que tan pronto encuentre su punto de equilibrio en México y consolide una comunidad activa y creciente, se expandiría a nuevos mercados. Es un plan trabajado minuciosamente con las fondos de pensión que han invertido en la idea (en concreto, Accel Capital, Blumberg Capital, Omidyar Network, iNovia y Metamorphic Partners Ventures), los mismos que en su día desembolsaron US$8 millones para llevar ese pequeño milagro finlandés a otras economías emergentes.

“Estamos analizando muy de cerca otros países de la región, como Chile, Perú y Brasil; en el sudeste asiático, estamos estudiando los casos de Indonesia, India y Vietnam. También están en nuestro radar algunos países africanos como Ghana y Kenia, pero es un proyecto más a largo plazo. Pero primero actuaríamos en los lugares que ya conocemos”, concluye Eldridge.