Banco de la República confirma desaceleración de la economía

El rango de pronóstico del crecimiento del PIB para 2012 está entre 3,7% y 4,9%, con 4,3% como la cifra más probable, dice informe.

Al revelar las minutas de la más reciente junta, el banco central advirtió que el crecimiento de la economía se ha desacelerado y “los indicadores recientes de actividad sugieren una moderación en el crecimiento un poco mayor a la esperada”.

Alerta el informe sobre la debilidad de la economía mundial y la caída en la demanda interna, situación que “se han visto reflejados en el menor crecimiento de las exportaciones y la contracción de la producción industrial”.

Esta situación llevó a varios miembros del cuerpo colegiado del Emisor a tomar la decisión de bajar la tasa de interés en 0,25 puntos para dejarla en 4,5%, nivel con el cual comenzará la política monetaria de 2013.

Dice el informe revelado por el Emisor que “luego de un crecimiento anual de 4,8% en la primera mitad de 2012, los indicadores recientes de actividad sugieren una moderación en el crecimiento un poco mayor a la esperada”.

Considera el banco central que el rango de pronóstico del crecimiento del PIB para 2012 está entre 3,7% y 4,9%, con 4,3% como la cifra más probable. Para el próximo año “se espera un crecimiento cercano al crecimiento de la capacidad productiva” dice el estudio.

Dice el informe que para el futuro, “los mayores riesgos continúan siendo una fuerte recesión en Europa, con impactos negativos y significativos sobre los términos de intercambio, la confianza y la demanda agregada de Colombia”.

No descarta efectos negativos ante “la posibilidad de que se presente el llamado abismo fiscal en Estados Unidos”.

El informe de la junta contenido en las minutas destaca que “luego de un crecimiento anual de 4,8% en la primera mitad de 2012, los indicadores recientes de actividad sugieren una moderación en el crecimiento un poco mayor a la esperada”.

Para el próximo año “se espera un crecimiento moderado pero sostenido de la demanda externa de productos colombianos, niveles estables de los precios internacionales y amplias condiciones de liquidez internacional”.

Sugiere que “la inversión continuaría siendo impulsada por las obras civiles, por las menores tasas de interés y por la expansión de los proyectos minero-energéticos”.

También advierte que el crecimiento del crédito continúa desacelerándose y los índices de precios de la vivienda nueva y usada se encuentran en niveles históricamente altos.