Banco del Japón busca "flexibilidad"

El presidente del Banco del Japón, Haruhiko Kuroda, dijo el jueves que procurará llegar a su objetivo de “flexibilidad” de 2% en la inflación, y consideraría ajustar su agresiva política de relajamiento si ésta condujese a efectos secundarios indeseados, como burbujas de activos.

“Seguiremos monitoreando muy de cerca la situación, y si hay una burbuja de activos seria que veamos aproximarse o aparecer, por supuesto que tomaremos las medidas necesarias”, dijo Kuroda, y añadió que la política monetaria no puede implementarse de forma “mecánica”.

Aunque dijo que no veía riesgos de burbujas “ahora o en el futuro cercano”, el énfasis en la flexibilidad añadió una sombra nueva y más ambigua en la retórica oficial del Banco del Japón. Desde su nombramiento el mes pasado, sus declaraciones se han enfocado en el objetivo de lograr un aumento del 2% en los precios al consumidor durante los próximos dos años.

Hace una semana, Kuroda anunció el intento más agresivo hasta ahora del Banco del Japón por estimular la economía y acabar con años de dañinas caídas en los precios. El banco central está doblando la cantidad de dinero en circulación con aumentos agudos en la compra de bonos gubernamentales y de otros activos.

El esfuerzo y los meses de anticipación que lo precedieron han generado una fuerte caída en el yen con respecto al dólar y a otras de las principales monedas, al igual que un alza fuerte en las acciones japonesas, que han aumentado 50% desde noviembre.

Muchos economistas han alabado el cambio de política del banco, como un medio para promover el crecimiento, aunque cada vez hay menos de ellos que confían en que Kuroda logre el objetivo de generar una inflación del 2% en dos años.

El comercio de futuros sobre los bonos de gobierno japonés fue detenido el miércoles, luego de que los vendedores se abalanzaran sobre el contrato de junio a 10 años e hicieran que los precios se desplomaran y los retornos aumentaran más de ocho puntos base.

TOKIO

 

últimas noticias