Bancos bien capitalizados para 2014

Noticias destacadas de Economía

El sector enfrenta, en el inmediato futuro, el enorme reto de financiar la ampliación y la mejora de la calidad de la infraestructura de transporte.

El sector financiero colombiano se destaca por su solidez en las comparaciones internacionales. La estricta regulación y supervisión, junto con la prudencia de sus profesionales y de los líderes de las entidades, condujeron a que tanto los mercados financieros colombianos como los intermediarios que operan en ellos se encuentren entre los más estables del mundo. Gracias a esa firmeza el sector pudo enfrentar en Colombia pruebas difíciles en años recientes, como la crisis financiera internacional de 2008-09 y la Gran Recesión que se ha extendido desde entonces en las economías industrializadas más grandes —Estados Unidos, la Unión Europea y Japón—. Por esos atributos el sector financiero nacional pudo proveer los recursos para financiar la decidida recuperación de la economía colombiana, que tuvo lugar después de la corta recesión doméstica de 2008-09. El sector tampoco se inmutó con la quiebra de su principal comisionista de bolsa en 2012. En este episodio, la oportuna y eficaz intervención de las autoridades previno una crisis sistémica.

Además enfrenta en el inmediato futuro el enorme reto de financiar la ampliación y la mejora de la calidad de la infraestructura de transporte. No es un desafío menor, dadas las dimensiones de los proyectos, la magnitud de los recursos necesarios y las destrezas de ingeniería financiera requeridas para planearlos, estructurarlos y ejecutarlos, pero está preparado para acometer con éxito esta tarea. La financiación de estas obras y de su operación, bajo el sistema de concesiones de cuarta generación, constituye una oportunidad inigualable para continuar profundizando los mercados financieros colombianos, con base en una intensa competencia entre sus intermediarios, sin perturbar la estabilidad financiera del país.

En la actualidad los bancos que operan en Colombia están bien capitalizados, gracias a lo cual su indicador de solvencia es del 14%. Al mismo tiempo, su riesgo de crédito es de los más bajos del mundo, con una tasa de mora estable de apenas 3%. Este riesgo está gestionado de una manera muy prudente, mediante unas provisiones del 149% de su cartera vencida, que son elevadas en el contexto global. Por otra parte, la competencia en su interior está entre las más intensas en las comparaciones internacionales y tiende a serlo todavía más con la llegada de instituciones extranjeras. Además, la inflación nacional de productos financieros fue muy baja el año pasado: medida por el DANE, estuvo debajo de la de bienes y servicios no transables; mientras que calculada por Asobancaria fue negativa. En estas condiciones, los bancos están preparados para financiar las necesidades de consumo y compra de vivienda de los hogares, la inversión de las firmas y la iniciación de la construcción de los primeros proyectos de infraestructura vial, bajo el sistema de concesiones de cuarta generación, que tendrá lugar en el mejor de los casos hacia finales de 2014 y con mayor seguridad en 2015. Esas condiciones también los mantienen sólidos para asimilar el principio del retiro paulatino del relajamiento monetario cuantitativo en Estados Unidos, esperado para el presente año.

De esta manera, los bancos que operan en Colombia pueden seguir contribuyendo a la profundización de los mercados y a la ampliación del acceso a ellos, sin arriesgar la estabilidad financiera de la economía. Con base en este esfuerzo, la banca continuará siendo un motor de crecimiento y progreso social en 2014. Esta tarea sería más fácil si de una vez por todas las autoridades removieran las distorsiones introducidas en el pasado en los mercados. Para ello es necesario que persistan en la eliminación del GMF y en la flexibilización de los controles a las tasas de interés, al tiempo que desmonten las inversiones forzosas para el sector agropecuario, para permitir que esos fondos fluyan hacia él en condiciones de mercado. La regulación salvaguarda la estabilidad, pero impone sobre costos a la intermediación financiera. Por eso se debe procurar eliminar la que distorsiona la formación de los precios, que impide una asignación óptima de los recursos.

* Presidenta de Asobancaria

Comparte en redes:

 

Temas Relacionados

sistema financiero