Bancos centrales deben dar lugar a la recuperación

El Banco de Pagos Internacionales dijo que la compra de bonos podría retrasar el mejoramiento de la economía.

La semana pasada, el jefe de la Reserva Federal de EE.UU., Ben Bernanke, dijo que el banco central podría desacelerar la compra de bonos al término de este año. / AFP
La semana pasada, el jefe de la Reserva Federal de EE.UU., Ben Bernanke, dijo que el banco central podría desacelerar la compra de bonos al término de este año. / AFP

El Banco de Pagos Internacionales (BPI) ha dicho, luego de una semana de turbulencias en el mercado causadas por la señal de que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) pronto desaceleraría el ritmo de sus compras de bonos, que los bancos centrales deben buscar una salida y dejar de darle impulso a la recuperación económica.

La organización que representa a las autoridades monetarias dijo que el dinero barato y abundante de los bancos centrales apenas había comprado tiempo, y lanzó la advertencia de que más compras de bonos retrasarían el regreso a la salud de la economía mundial. Utilizó su influyente informe anual e hizo un llamado a los miembros para que vuelvan a centrar su atención en la inflación y presionen a los gobiernos para que hagan más por apuntalar el regreso al crecimiento.

Los mercados de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, que el día viernes vieron cómo sus retornos llegaron al nivel más alto en casi dos años, enfrentan esta semana más retos a medida que preparan una venta extra de US$99.000 millones de deuda. Luego de la venta masiva mundial de la semana pasada, los mercados de Estados Unidos también serán golpeados por los corredores que están desacelerando compras para el final del segundo trimestre.

“Uno no puede revertir el momento de la gran explosión de la Fed”, dijo George Goncalves, estratega de Nomura Securities, añadiendo que la escala de la demanda extranjera para las ventas de Tesoro de esta semana sería una prueba crucial del ánimo inversionista.

El informe del BPI llega luego de la turbulencia de los mercados la semana pasada, que estuvo motivada por los comentarios del presidente de la Fed, Ben Bernanke, al decir que el banco central podría desacelerar para finales de este año el programa de compra de bonos mensuales por US$85.000 millones al mes, y lo finalizaría para mediados de 2014.

El BPI, que a menudo es descrito como el banco de los bancos centrales, dijo que la economía mundial “ya había pasado el peor momento de la crisis”, y su objetivo era “lograr que las economías aún lentas regresaran a un crecimiento fuerte y sostenido”.

“Es problemático que los bancos centrales no puedan hacer más sin enfrentar los riesgos que ya han creado”, dijo el BPI, y añadió que ofrecer más estímulos “extraordinarios” era “cada vez más peligroso”.

“¿Cómo pueden los bancos centrales animar a aquellos responsables por el ajuste estructural para que implementen estas reformas? ¿Cómo pueden evitar una dependencia demasiado fuerte de la economía sobre estos estímulos? ¿Cuándo es el momento adecuado para retirarse? ¿Y cómo pueden evitar generar una fuerte alza en los retornos de los bonos? Es hora de que la política monetaria comience a responder a estas preguntas”, dice el informe.

Temas relacionados