Bancos centrales relajan su política monetaria

Se desató una sesión volátil en los mercados.

Una ráfaga de relajamiento monetario por parte de los bancos centrales, destinada a recuperar la débil economía mundial, desató una sesión volátil en los mercados. Mientras que los bonos del gobierno español y el euro caían, los precios del oro y los commodities industriales se esforzaban por hallar una dirección clara.

El Banco Central Europeo (BCE) anunció una reducción de 25 puntos base a su tasa de refinanciamiento, para llegar a su punto históricamente más bajo: 0,75%. Lo que es todavía más importante desde la perspectiva del mercado es que el BCE decidió no reducir el corredor de la tasa, lo cual quiere decir que la tasa de depósitos fue reducida a 0%.

El recorte en la tasa de refinanciamiento era lo que los mercados esperaban que sucediera, pero había opiniones encontradas en torno a si el banco reduciría la tasa de depósitos. El euro cayó por debajo de US$1,24, a su nivel más bajo contra el dólar para este mes. La moneda única también alcanzó niveles históricamente débiles contra los dólares australiano y neozelandés.

Hubo preocupaciones en torno al alcance que tendría en los mercados el hecho de que hubiera menos campo para hacer más recortes en adelante. Además,

Philip Shaw, economista de Investec, señaló que Mario Draghi, el presidente del BCE, había insistido en que el consejo de gobierno del banco no había discutido más medidas “por fuera de lo estándar”. “Esto sugiere que el Programa de Mercados de Valores del BCE no se activará aún, aunque sospecho que el banco central podría cambiar de rumbo”, aseveró Shaw.

Estas preocupaciones generaron una venta masiva de bonos gubernamentales italianos y españoles. Los retornos a diez años para España aumentaron 41 puntos base, para llegar a 6,77%, mientras que los de Italia aumentaron 20 puntos base para llegar a 5,77%, aunque ambos se mantuvieron a niveles inferiores a los que se vieron antes del acuerdo realizado durante la última cumbre de la UE.

El Banco Popular de China, por su parte, reveló recortes inesperados en las tasas de interés, lo cual hace de éste el segundo del mes. “Esta acción agresiva en la política monetaria refleja una preocupación cada vez mayor entre los funcionarios de que la economía todavía no toca fondo y necesita de más estímulos para recuperarse”, sostuvo Nick Chamie, de RBC Capital Markets.

“Una mejora más evidente debería materializarse en el cuarto trimestre. Si, como esperamos, las salidas de capital se mantienen en China, entonces una reducción en la proporción de los requisitos de reservas también podría implementarse durante los próximos meses”, agregó.

A la maniobra de China pronto le siguieron noticias de que el Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra había optado por aumentar su fondo de compra de activos en 50.000 millones de libras esterlinas, para llegar a 375.000 millones, que era exactamente lo que se esperaba que sucediera. Entre tanto, se generó una compra masiva de bonos estadounidenses y alemanes. Los retornos sobre los alemanes cayeron 5 puntos base, mientras que los retornos sobre los estadounidenses a diez años cayeron 4 puntos base.