Bancos destapan sus cartas frente a la reforma tributaria

En 2014, los bancos generaron un valor sobre imporrenta de $1,27 billones, es decir, pagaron tan sólo una tarifa efectiva (real) del 16,1 %.

Los bancos esperan alivio en la carga tributaria en el proyecto que prepara el Gobierno.
Los bancos esperan alivio en la carga tributaria en el proyecto que prepara el Gobierno.

Los bancos afinan sus propuestas frente al proyecto de reforma tributaria que prepara el Gobierno y que “por obligación” tiene que presentar este año. Las calificadoras de riesgo están al acecho. Fitch Ratings acaba de dar el primer campanazo de alerta, al reducir la perspectiva de calificación de riesgo del país de estable a negativa. El margen de maniobra fiscal de Colombia es apretado, y las firmas lo saben.

El sistema financiero ya se pronunció sobre la propuesta de establecer el impuesto a las utilidades empresariales (IUE). “Podría ser una valiosa herramienta para simplificar el sistema impositivo”, dice Asobancaria, el gremio que agrupa a los banqueros. Sin embargo, pone los primeros peros. “Desde el sector bancario se sugiere la pertinencia de reconsiderar la tarifa y la base gravable de este tributo”, dice el único documento que se conoce de las entidades financieras sobre la reforma tributaria. Por primera vez en muchos años, los bancos no toman como bandera, en las discusiones tributarias, el desmonte del 4 x 1.000. “No va a ser un tema sobre el cual vamos a seguir haciendo énfasis o una bandera solitaria. Eso no lo verán”, dijo el presidente de Asobancaria, Santiago Castro.

El año pasado, el total de la carga tributaria de la banca ascendió a $5,97 billones, señala el gremio de los banqueros. Este monto, explica, “que equivale a una tasa efectiva de tributación del 62,2 %, representó un incremento de la carga impositiva para el año 2015 cercana al 10 %, con un crecimiento de 5,0 % en los parafiscales”. El presidente de Asobancaria indicó que el impuesto a las utilidades empresariales les preocupa. “Nos preocupa un tema de valorar las contribuciones de renta con base en las normas contables NIIF (Normas Internacionales de Información Financiera), entre otras, porque le quita parte de su responsabilidad al Congreso de la República”.

Para Castro, los bancos tienen una tasa de tributación efectiva del 62,5 %, lo cual está por encima de lo que paga “la inmensa mayoría de los sectores en el país y es un crecimiento muy grande de lo que había en 2014, que eran cifras cercanas al 52,5 %, lo cual de por sí estaba muy por encima de la media de América Latina, que era del 47 %, y muy por encima de la media de la OCDE”. Ricardo Bonilla, integrante de la Comisión de Expertos para la Equidad y la Competitividad Tributaria que confeccionó el documento base para la reforma tributaria estructural que prepara el Ejecutivo, aclara que se plantea una tarifa empresarial única de entre 30 % y 35 %. “Hoy hay una distorsión tan grande que algunos la tienen (esa tarifa) por encima del 45 % y otros por debajo. Como el objetivo central es eliminar todo tipo de beneficios y generar una regla común para todos, esa es la propuesta”, dice Bonilla.

Los bancos insisten en que la propuesta de los expertos terminaría “por generar una mayor carga tributaria en la industria”. Orlando Villabona, analista y catedrático de la Universidad Nacional, sostiene que la tasa efectiva de tributación del sistema financiero no es mayor del 16 %. Descalificó la propuesta de la Comisión sobre la creación de un solo impuesto basado en las utilidades contables bajo los parámetros técnicos de las NIIF. “Esa propuesta se ha desestimado en todo el mundo”, dice. Explica que la razón es que por un lado siguieron las NIIF y por otro las tributarias, “porque las empresas tienen mucha libertad para escoger cómo deducir la depreciación y las provisiones, es decir, tienen libertad para crear deducciones y hacer que paguen menos impuestos”.

Para el año 2014, los bancos generaron un valor sobre el impuesto de renta de $1,27 billones, es decir, pagaron tan sólo una tarifa efectiva (real) del 16,1 % y “peor aún, sobre los ingresos que recibieron, tan sólo pagaron el 1,37 %. Si se suma lo del CREE en tasa efectiva no sube más de un 5,5 %”, remarca Villabona. Por ganancia ocasional sólo cancelaron una tasa efectiva del 1,63 % y sobre el ingreso de la ganancia ocasional 0,75 %.

El catedrático de la Universidad Nacional insiste en que para que el sistema financiero pague lo justo se requiere eliminar los beneficios tributarios y “que los dueños paguen impuestos sobre los dividendos”. La próxima semana, los banqueros darán a conocer una segunda parte de documento en el cual destapan las cartas sobre las expectativas de la iniciativa que alista el Gobierno sobre la reforma tributaria estructural que ha despertado expectativa entre los empresarios e inquietud en las calificadoras de riesgo.

Temas relacionados