Banrepública mantiene en 4.5% tasas de interés

El emisor sostuvo que los atentados contra la infraestructura no han afectado la producción petrolera.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría y el gerente del Banco de la República, José Darío Uribe. / Ministerio de Hacienda

La Junta Directiva del Banco de la República en su sesión de este miércoles decidió mantener la tasa de interés de intervención en 4,5%. 

Dicha determinación se dio tras analizar los datos recientes, que sugieren una recuperación del crecimiento de los Estados Unidos luego de un crecimiento menor al esperado en el primer trimestre.

Adicionalmente –asegura el emisor– la zona del euro y Japón muestran señales de recuperación gradual. China continúa desacelerándose mientras que el producto de los principales países de América Latina crece a tasas bajas o negativas. Es factible que el crecimiento económico promedio de los socios comerciales de Colombia en 2015 sea menor que en 2014.

Pese a la recuperación reciente de los precios del petróleo y del descenso en los precios de las importaciones, los términos de intercambio de Colombia en 2015 van a estar por debajo de los niveles del año pasado y afectarán de manera permanente la dinámica del ingreso nacional.

La economía colombiana creció 2,8% en el primer trimestre, en línea con lo proyectado por el equipo técnico. La demanda interna se desaceleró pero mantiene un comportamiento dinámico, con un crecimiento por encima del 4% debido en especial a la dinámica de la inversión. En contraste, las exportaciones netas restaron al crecimiento por el fuerte aumento de las importaciones.

La información para el segundo trimestre de 2015 sugiere que la economía colombiana se sigue ajustando a las nuevas condiciones externas y que el gasto de las familias podría mostrar crecimientos moderados.

Lo anterior en un entorno de fortaleza del mercado laboral y de tasas de interés reales que se mantienen en terreno expansivo. Se prevé asimismo una moderación de la inversión, pese a que las obras civiles mantendrían un comportamiento dinámico. Por su parte, se espera que, con el paso del tiempo, la devaluación real del peso tenga un impacto positivo sobre el comportamiento de los sectores que exportan y los que compiten con importaciones.

Las importaciones en dólares en abril muestran una reducción importante. Es de esperar que ese proceso de ajuste continúe debido a la moderación del crecimiento del gasto interno, los efectos de la depreciación real del peso y la caída en algunos precios internacionales.

En mayo la inflación descendió y se situó en 4,41%, cifra menor que la proyectada por el promedio del mercado y por el equipo técnico. La desaceleración de la inflación se explicó por el menor ritmo de aumento en los precios de los alimentos. Las variaciones anuales de los precios de los bienes y servicios regulados y de los transables y no transables sin alimentos ni regulados aumentaron y se sitúan en la parte superior del rango meta.

El promedio de las medidas de inflación básica completó ocho meses consecutivos con incrementos y se situó en 3,99%. Las medidas de expectativas de inflación de los analistas a uno y dos años y las que se derivan de los TES a 2, 3 y 5 años se mantienen en un rango entre 3,0% y 3,5%.

En resumen, la desaceleración que se inició a finales de 2014 continúa en 2015. La inflación disminuyó y sus expectativas continúan cerca del 3%. El gasto interno de la economía continua su proceso de ajuste debido a la menor dinámica del ingreso nacional.

 

últimas noticias

Comenzó el Smart City Business en Medellín