BCE advierte sobre riesgos en la Eurozona

La reducción del estímulo monetario en EE.UU. generará efectos negativos en el bloque del Viejo Continente, sentencia su banco central.

Mario Draghi (centro), presidente del Banco Central Europeo, el líder más preocupado de toda la Eurozona. / AFP

El Banco Central Europeo (BCE) lanzó el miércoles una advertencia sobre la amenaza que supone la reducción del estímulo monetario en los Estados Unidos e hizo un llamado a los funcionarios del bloque para que se preparen para los efectos negativos que generaría la menor compra de bonos por parte de la Reserva Federal (Fed).

El BCE dijo en su último informe de estabilidad financiera que los riesgos externos que enfrentaba el sistema financiero de la Eurozona habían aumentado desde mayo a causa de los anuncios de la Fed de que habría una reducción en el ritmo de compras mensuales de bonos por US$85.000 millones, a pesar de que hay una mejora general en las condiciones del mercado.

“A partir de mayo se volvieron a definir los precios de los mercados de bonos mundiales de forma significativa. Esto se debió en gran medida al cambio en las expectativas de política monetaria en los Estados Unidos, que a la vez generó mayor volatilidad en el mercado internacional de divisas y presión sobre las economías de los mercados emergentes”, dijo el BCE.

El banco central advirtió que, mientras los inversionistas institucionales de la Eurozona estaban más expuestos a los mercados de bonos que los acreedores de la región, era difícil saber dónde eran mayores los riesgos de pérdida.

“No se puede descartar que las últimas exposiciones están concentradas en un número limitado de entidades, que ahora pueden ser más vulnerables a más sacudidas severas en el mercado”, dijo el BCE. “Estas pérdidas potencialmente se mezclarían con un ambiente de retornos históricamente bajos en algunos países, que sigue siendo un riesgo para los inversionistas institucionales como las compañías de seguros”.

Añadió que la reciente turbulencia “podría presagiar posteriores realineamientos en las primas de riesgo con fundamento en los mercados de bonos” y que los supervisores debían asegurarse de que los bancos, las aseguradoras y los fondos de pensiones podrían lidiar con una “normalización” de los retornos a partir de sus niveles actuales, que son históricamente bajos.

Las políticas macroeconómicas “estables y predecibles” por parte de los estados miembros, así como medidas entre las que se halla la guía prospectiva del BCE para los mercados y el público con respecto a las tasas de interés, ayudarían a suavizar la salida del excepcional relajamiento cuantitativo del banco central sin que haya un aumento abrupto en los retornos de los bonos mundiales.

Temas relacionados