BCE recorta pronósticos de la Eurozona

El Banco Central Europeo ha recortado el pronóstico económico de la Eurozona para el próximo año.

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE).  / EFE
Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE). / EFE

Mario Draghi, el presidente, dijo que “una recuperación mundial se iniciará durante 2013”. Al hablar luego de una reunión sobre el consejo de gobierno del banco, que fija las tasas de interés, dijo que el “consenso general” del consejo era mantener la tasa de refinanciamiento en 0,75%.

El banco produce pronósticos trimestrales que se expresan en rangos y su última revisión representó una corrección importante con respecto al pronóstico de septiembre. El punto medio de los nuevos rangos arroja que el PIB de la Eurozona se contraería 0,3% en 2013. Esto comparado con un pronóstico anterior que predijo un crecimiento de 0,5%.

No obstante, los sombríos pronósticos emitidos por los funcionarios del BCE y la aparente falta de unanimidad entre el actual consejo de gobierno, de 22 miembros, sobre cuál es la mejor manera de mantener estables las tasas de interés, generó expectativas en el mercado de que sería más probable un recorte en los tipos a principios del próximo año.

El euro cayó con respecto a otras grandes monedas, al tiempo que los inversionistas rápidamente se ajustaron para una situación de reducción en las tasas de interés de la Eurozona. La moneda única llegó a su punto más bajo con respecto a la libra esterlina en más de una semana y también llegó a su punto más bajo en tres días con respecto al dólar. Se comerció a menos de US$1,30.

Cuando se le preguntó a Draghi por qué el BCE había preferido no reducir las tasas luego de su propio análisis sobre los prospectos de crecimiento, dijo que el pronóstico en torno a la inflación no había cambiado, que la política monetaria ya estaba “muy acomodada” y que los mercados financieros se habían estabilizado. El principal objetivo del banco es lograr una inflación que sea cercana pero no superior a 2% en el mediano plazo.

Añadió que había “señales de conflicto” en torno a los prospectos para el corto plazo, con mejoras recientes en los indicadores de confianza empresarial, aunque a un nivel bajo.