Bebidas y alimentos impulsan el crecimiento de la industria

Según la ANIF, este renglón está creciendo a tasas entre el 4 y el 6%. Ingenios azucareros se destacan.

Según la ANIF, la industria láctea del país ha apoyado la recuperación generalizada del sector. / Archivo - El Espectador

A diferencia de los duros tiempos que se vieron en la industria colombiana entre 2012 y 2013, la producción del sector fabril entre enero y mayo de este año comenzó a dar signos de recuperación (según el DANE, creció 2,5%). Una buena parte de ese repunte industrial, de acuerdo con la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF), ha estado sustentado en sectores como bebidas y alimentos que “vienen creciendo a tasas cercanas entre el 4 y el 6% anual”.

La industria de bebidas y de alimentos, explica un documento de la ANIF, ha recibido este año el impulso de factores como la mayor producción agropecuaria del país, un clima más benévolo, menos problemas de orden público, las inversiones de los empresarios y un consumo de los hogares que crece a tasas del 5%. “Se destacan los crecimientos de los sectores conexos al azúcar, lácteos, bebidas y otros productos alimenticios que representan casi el 60% del total de este sector”, asegura un aparte del informe.

“La industria de bebidas ha crecido 6% en lo corrido del año. Es un aumento positivo para la recuperación industrial. Nuestro crecimiento se explica por un mejor comportamiento de la economía”, contó Santiago López Jaramillo, director de la Cámara de la Industria de Bebidas de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi). Este comportamiento, agrega, en buena parte se debe a factores climáticos como el fenómeno de El Niño —lo cual fomenta la demanda de productos— y el consumo de los hogares.

La industria de bebidas que, según el DANE tiene 138 establecimientos de producción en 25 de los 32 departamentos, crecería este año entre 5 y 7%, de acuerdo con los cálculos de la cámara. Además, López explicó que el comportamiento del sector también ha tenido efectos en actividades como transporte, demanda de azúcar y panela, productos metalúrgicos, papel y cartón, servicios financieros, entre otras.

Pero el buen comportamiento no sólo se ha visto en bebidas. Según la ANIF, la positiva dinámica está liderada por ingenios, trapiches y refinerías (entre enero y mayo su producción aumentó 32,8%). A ella se suma la recuperación cafetera, que les ha dado impulso a las industrias conexas de ese sector.

“De la misma manera, el dinamismo de la producción de cacao en 2013, sumado a las mayores inversiones que se vienen realizando en este sector, han permitido un buen desempeño de la industria chocolatera en los últimos meses”, añade el documento del organismo.

María Carolina Lorduy, directora de la Cámara de la Industria de Alimentos de la Andi, contó que luego de un año difícil para el sector, 2014 ha puesto en evidencia la recuperación. “Tuvimos meses con cifras negativas en parte por la presencia del contrabando. El año pasado calculamos que el 30% de los productos que uno encontraba en el mercado eran de contrabando o tenían alguna forma de ilegalidad como etiquetados en otros idiomas”.

Pese a esa ralentización de la industria en general durante el año pasado, explica Lorduy, en 2014 la recuperación del sector fabricante de productos alimenticios ha mostrado crecimientos que oscilan entre el 3,5% y el 4% en el primer semestre. “La demanda interna se ha normalizado. Las empresas están aumentando su producción y elaborando nuevos productos”.

Muestra de ello, indican los números de la Cámara de Alimentos, es que el renglón fabricante de chocolates y confites ha tenido un crecimiento a tasas del 4%, de la mano del comportamiento registrado en los ingenios azucareros. Asimismo, Lorduy detalló que la categoría “Resto” —que incorpora productos como grasas, productos de maíz, aceites, alimentos infantiles y preparados de frutas— se ha expandido a un ritmo del 15% entre enero y mayo.

También destacó que cárnicos, lácteos, preparados para animales, panadería y pastas no han estado lejos del buen comportamiento registrado en todo el sector. “La recuperación también depende en parte del fenómeno de El Niño. Si hay una sequía importante, eso afecta la adquisición de materias primas”, concluyó la directora de la cámara.

Aparte de los sectores mencionados, la ANIF destaca que la industria láctea también ha aportado una buena parte a la recuperación del sector. “Las cifras del DANE señalan que su producción continúa creciendo a tasas que oscilan entre el 7 y el 9% anual. Esto se debe a las buenas condiciones climáticas, las cuales siguen contribuyendo con el suministro de leche fresca”.

 

 

[email protected]

@hector_sandoval

Temas relacionados