Bernanke, pesimista

El jefe de la Reserva Federal de Estados Unidos no ve muy clara la recuperación económica de su país. Los mercados, decepcionados.

Ben Bernanke ofreció un panorama sombrío para la economía de Estados Unidos, pero durante su testimonio ante el Congreso, la Reserva Federal (Fed) no ofreció ninguna pista de que realizaría más relajamientos monetarios.

“Estamos observando la economía muy cuidadosamente, intentando decidir si la pérdida de impulso que hemos visto recientemente va a continuar y si hay o no probabilidad de que la economía siga progresando”, dijo, advirtiendo que el progreso al reducir una tasa de desempleo de 8,2% “parece ser frustrantemente lento”.

El testimonio decepcionó a los mercados, que están pendientes de una señal de que habrá más relajamiento cuantitativo por parte de la Fed. Las acciones cayeron y el precio del dólar aumentó, aunque la tendencia se invirtió de nuevo hacia el mediodía de Nueva York.

Una serie de informes débiles sobre la economía, con una caída en la creación neta de empleo que la redujo a 80.000 en junio, ha conducido a especular que la Fed podría relajar la política monetaria aún más en agosto.

Bernanke dijo que los datos recientes arrojan un crecimiento anualizado de menos de 2% en el segundo trimestre de 2012. “Los hogares siguen preocupados sobre su empleo y los prospectos de ingresos, y su nivel de confianza sigue siendo relativamente bajo”.

El presidente de la Fed presentó una lista de opciones para más relajamiento, pero se negó a decir cuál preferiría. “El espectro lógico incluye diferentes tipos de programas de compra, que podrían incluir tesoros o tesoros junto con activos apoyados en hipotecas. Estas son las dos cosas que podemos comprar”, dijo.

Las compras de activos, también conocidas como relajamiento cuantitativo, son una manera de reducir las tasas de interés a largo plazo para darle un impulso a la economía, cuando las tasas de interés a corto plazo ya son de cero.

Entre las otras opciones se hallan los préstamos a través de la ventana de descuentos de la Fed, las comunicaciones sobre la política futura o la reducción del interés que la Fed les paga a los bancos en exceso de reservas, dijo Bernanke. “Realmente no hemos llegado a una opción específica en este punto, pero estamos buscando maneras para atacar la debilidad en la economía en caso de que se debiera tomar más acción para promover una recuperación sostenida en el mercado laboral”.

Los nuevos datos del martes mostraron poca señal de una presión inflacionaria, mientras el índice promedio de consumidores aumentó 1,7% con respecto a hace un año, y una recuperación en la producción industrial, que aumentó 0,4% en junio luego de caer en mayo.

Bernanke le llamó la atención al Congreso por su fracaso a la hora de actuar en torno a la política fiscal y citó esto como uno de los dos principales riesgos para la economía, junto con la crisis en la Eurozona, y lanzó una advertencia contra una repetición de la volatilidad del mercado y una pérdida de la confianza económica generada por la debacle del verano pasado en torno al aumento del techo de la deuda.

 

últimas noticias