Bob Diamond enciende la mecha Libor

Lo hizo tan sólo horas después de su salida forzada como presidente de Barclays Bank.

Bob Diamond le lanzó una granada política al candidato con mayores probabilidades para presidir el Banco de Inglaterra, así como al gobierno laborista anterior, tan sólo horas luego de su salida forzada como presidente de Barclays, a causa del escándalo por manipular el Libor, que es el tipo de interés interbancario fijado en Londres.

La renuncia del prestigioso banquero, que hoy enfrenta un duro interrogatorio por parte de un comité parlamentario, deja un vacío cada vez mayor en el liderazgo de uno de los bancos más grandes de Gran Bretaña.

Diamond renunció luego de que el presidente del Banco de Inglaterra y el director de la Autoridad de Servicios Financieros (ASF) contactaran a Marcus Agius, presidente de la junta directiva de Barclays, y en efecto le solicitaran la salida de Diamond. Su renuncia se produjo luego de una semana de turbulencia política, cuando el banco aceptó que había manipulado las tasas de préstamos interbancarios, lo que generó una multa de 290 millones de libras esterlinas.

“Planteamos el reto que Barclays tiene por delante para reconstruir la confianza. Ellos debían decidir si era posible con los líderes que tienen actualmente”, dijo Lord Turner, presidente de la ASF. Sin embargo, Barclays arrastró pronto consigo dentro de la controversia a Paul Tucker, vicepresidente del Banco de Inglaterra, y a “importantes figuras de Whitehall” del gobierno pasado, al publicar un documento en el que sugería que habrían podido conocer su influencia en el proceso de fijar la tasa de interés interbancario durante la crisis financiera.

El banco hizo públicas las notas tomadas por Diamond durante una conversación de 2008, en las que escribió que Tucker había comunicado inquietudes que había en Whitehall ante las peticiones hechas por Barclays en torno a la tasa Libor, y añadió que “no siempre teníamos tanta influencia como se cree ahora”.

El Banco de Inglaterra y Tucker se negaron a realizar comentarios en torno al tema, pero recalcaron el acuerdo entre supervisores bancarios de EE.UU. y del Reino Unido, que menciona la conversación, y concluyó que no se dieron ni se recibieron instrucciones para reducir la tasa Libor.

Agius dijo que Diamond y Jerry del Missier, el gerente que también renunció, habían decidido “poner el futuro de Barclays por encima de sus propias carreras”. El escándalo ha dejado a Barclays prácticamente sin directivos. Agius, que había anunciado planes para renunciar, seguirá siendo presidente de la junta directiva mientras que el banco encuentra nuevos titulares.

 

últimas noticias