Boeing impulsaría aviones con desechos para reducir emisiones

Noticias destacadas de Economía

El fabricante de aeronaves citó estudios que muestran que las emisiones podrían reducirse 80 % durante el ciclo de vida de un combustible sostenible, con el potencial de llegar algún día al 100 %.

Boeing Co. se fijó el objetivo de diseñar y certificar sus aviones para volar con combustibles 100 % sustentables para 2030, en medio de una creciente presión sobre los fabricantes de aeronaves para que se tomen en serio el cambio climático.

Actualmente, los reguladores permiten una mezcla 50-50 de combustibles sustentables y convencionales. Boeing dijo que trabajaría con las autoridades para elevar ese límite. Su rival Airbus SE está considerando otra táctica y planea crear una línea futurista de aviones propulsados por hidrógeno que llegaría a los cielos en 2035.

Lea también: Empresarios del sector transportador podrán acceder a nuevos créditos

El primer vuelo comercial de Boeing con biocombustibles fue un jumbo 747 de Virgin Atlantic impulsado por aceite de coco y nueces de babasú, una palmera cultivada en el Amazonas.

“Los combustibles sustentables de aviación ya fueron probados, se usan todos los días y tienen un gran potencial para reducir las emisiones de carbono a corto y largo plazo”, dijo en un comunicado Chris Raymond, director de sustentabilidad de Boeing.

La compañía con sede en Chicago dijo que los combustibles sostenibles se pueden fabricar a partir de plantas no comestibles, desechos agrícolas y forestales, desechos domésticos no reciclables y gases liberados por productos industriales. Boeing citó estudios que muestran que las emisiones podrían reducirse 80 % durante el ciclo de vida de un combustible sostenible, con el potencial de llegar algún día al 100 %.

Mientras tanto, Airbus tiene que persuadir a los compradores para que adquieran un avión que pierde 20 % o más de su interior debido a los sistemas de refrigeración necesarios para el hidrógeno líquido, dijo Aboulafia. El fabricante europeo se ha dado cinco años para desarrollar un avión comercialmente viable con motores que quemen tanto hidrógeno como combustible de avión convencional.

Le puede interesar: Elon Musk dará $100 millones a la mejor tecnología de captura de carbono

Los fabricantes de aviones enfrentan un creciente clamor público para reducir las emisiones de la industria que en 2019 agregó más de mil millones de toneladas métricas de dióxido de carbono a la atmósfera, según BloombergNEF. Adicionalmente, Boeing tiene como desafíos cerrar la enorme ventaja de Airbus en las ventas de aviones de fuselaje estrecho y lidiar con una deuda de US$61.000 millones.

“Es cuestión de hacer algo que sea sostenible y que al mismo tiempo no provoque daños en los ecosistemas”, indicó el consultor aeroespacial Richard Aboulafia. “Ahí está el problema”.

Tanto Boeing como Airbus se enfrentan a grandes obstáculos. Si bien el fabricante estadounidense de aviones confía en la tecnología perfeccionada en vuelos de prueba desde 2008, es necesario que encuentre una materia prima que no dañe las selvas tropicales y otros hábitats, dijo Aboulafia.

Comparte en redes: