Bogotá, la más competitiva

Noticias destacadas de Economía

En el informe que presentaron el Consejo Privado y la U. del Rosario, la capital se sigue rajando en administración pública. Antioquia se mantiene en segundo lugar y Chocó, que entró por primera vez, está en el último puesto.

Bogotá sigue siendo la región del país más competitiva, de acuerdo con el último informe departamental presentado por el Consejo Privado de Competitividad (CPC). Por tercera vez se entregan estos indicadores, que dan cuenta, a nivel territorial, qué tal está el país en materia de condiciones básicas, como las instituciones y la educación; eficiencia en materia de mercados y educación superior, y sofisticación e innovación, que incluye diversificación productiva y patentes.

La capital del país sigue a la cabeza debido a que es líder en siete variables, de diez, relacionadas con los tres pilares ya mencionados. En lo único en lo que se raja es en educación básica y media, medio ambiente e infraestructura. En esos indicadores ocupa, respectivamente, los puestos 7, 8 y 16 entre 25 departamentos, tres más que en el informe anterior, pues en esta ocasión fueron incluidos Chocó, Putumayo y Caquetá, que se ubicaron en los lugares 22, 24 y 25. El número 23 es La Guajira.

Antioquia se mantiene en el segundo lugar a nivel nacional. Su mayor brecha está en innovación, que si bien es un indicador en el que ocupa el segundo lugar después de Bogotá, presenta una diferencia de casi cuatro puntos (de 10) en el puntaje con respecto a la capital del país. Según Juan Felipe Quintero, del CPC, eso es explicable en la medida en que las brechas entre Medellín y los demás municipios del departamento siguen siendo amplias y que, además, Bogotá, por ser el centro financiero y empresarial, no es comparable ni siquiera con todo Antioquia.

De acuerdo con José Manuel Restrepo, rector de la Universidad del Rosario, institución con la que el CPC realizó el informe, “la Costa está en llamas”. Eso se debe a que salvo algunos departamentos, como Bolívar y Atlántico, la región no ha tenido un buen desempeño, sobre todo en materia de institucionalidad, un ámbito en el que Colombia ocupó el puesto 114 entre 140 países en el último Índice Global de Competitividad, del Foro Económico Mundial.

En general, fueron el Valle del Cauca, Bolívar y Tolima los que más avanzaron en el índice con respecto al año anterior. Pasaron del puesto 7 al 5, del 15 al 12 y del 17 al 14, en ese orden. Saúl Pineda, director del Centro de Pensamiento de Estrategias Competitivas (Cepec), de la Universidad del Rosario, señala que se pudieron identificar distintos bloques de departamentos en cuanto a su desempeño. Están los que despiertan grandes expectativas por su tendencia de mejoramiento, como Risaralda (5), Cundinamarca (6), Boyacá (9) y Meta (10).

Por otro lado, están los que generan dudas, como el Quindío (11), que abre interrogantes por el protagonismo cada vez menor de la actividad cafetera; Norte de Santander (13), que ha estado golpeado por la crisis fronteriza, y Bolívar, que si bien se destaca en tamaño de mercado, sigue siendo deficiente en innovación. Finalmente están aquellos rezagados: la mayoría de los de la Costa, sumados a Chocó y Putumayo.

Respecto al impacto que tendrá la crisis del sector eléctrico en la competitividad del país, Quintero aseguró que habrá “un cambio que se empezará a ver el otro año en el índice y se verá diferenciado por regiones”. La variación dependerá, según él, de la disponibilidad del recurso hídrico en cada región y también de los contratos de comercialización que ya existen, puesto que “los precios que calculamos son los del mercado no regulado, grandes consumidores, que tienen contratos de comercialización”.

Por su parte, Pineda afirmó que “este es un momento excepcional del indicador de competitividad departamental porque precisamente es la primera versión que coincide con el comienzo de los nuevos gobiernos departamentales y municipales. Este ejercicio reclama una voluntad decidida de los mandatarios para que identifiquen las brechas que tienen en competitividad y calidad de vida”. La expectativa, según él, es que el informe tenga un impacto en la formulación de los planes de desarrollo y los lineamientos de ordenamiento territorial que son responsabilidad de los departamentos.

 

Comparte en redes: