Brasil, la séptima economía del mundo, cerró 2014 con un rojo fiscal

Cerró 2014 con su primer déficit primario en más de una década.

Brasil, la séptima economía del mundo, cerró 2014 con un rojo fiscal de 0,63% del PIB y anotó su primer déficit desde que inició la medición en 2002, golpeada por una marcada desaceleración de la actividad.

El Banco Central informó el viernes que el resultado negativo anual fue de 32.500 millones de reales (unos 12.500 millones de dólares) para el sector público consolidado, que incluye al gobierno central, los gobiernos regionales y las empresas estatales.

El indicador quedó lejos del superávit de 1,88% del PIB (91.300 millones de reales) que había registrado en 2013, mientras que la medición, sólo para diciembre de 2014, también fue negativa en 12.900 millones.

"Fue un año fiscal decepcionante", dijo Alex Agostini, de la calificadora de riesgo Austin Rating desde Sao Paulo.

"Es un récord histórico, pero era esperado porque fue un año con gastos excesivos. La Copa del Mundo, menos días trabajados y elecciones. Ahora llegó la cuenta y hay cuatro años para poner la casa en orden", añadió el analista que proyecta que el PIB caerá 0,5% en 2015.

La presidenta Dilma Rousseff asumió su segundo mandato en enero y casi de inmediato lanzó un conjunto de medidas de ajuste para encauzar la economía del gigante sudamericano.

El programa prevé la reactivación de algunos impuestos, un recorte de gastos de funcionamiento en el Ejecutivo y restricciones al seguro de desempleo y pensión por muerte.

A fines del 2014, cuando Brasil cerraba su cuarto año de magro desempeño y experimentaba una inflación creciente, el Congreso reformó la ley de presupuesto a pedido del gobierno para poder cerrar las cuentas sin necesidad de cumplir con el objetivo pautado.

La meta de ahorro de 2014 fue reducida a 0,2% del PIB desde la previa de 1,9% y el gobierno contaba con una norma que le permite aplicar descuentos ilimitados, contemplando los gastos del Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC) y de las exoneraciones tributarias.

El rojo del sector público había sido anticipado el jueves por el resultado primario del gobierno central publicado por el Tesoro Nacional, que también fue el primer saldo negativo desde que inició la nueva serie y agrupa solo las cuentas del gobierno central.

Ese indicador registró un déficit equivalente al 0,34% del PIB, arrastrado por los gastos del capítulo de previsión social, que saltaron un 13,7% por encima del registro del año precedente.

Para Brasil, el cierre del 2014 ha estado jalonado mayormente por resultados macroeconómicos débiles, pero el ministro de Economía, Joaquim Levy, espera que en 2015 el país logre cumplir con una meta de ahorro fiscal en torno al 1,2% del PIB.

El superávit fiscal primario es un compromiso observado por organismos multilaterales y el mercado como una señal de confianza en la conducción de la economía y la capacidad de pago del país. 

Temas relacionados