Brexit ayuda a empresas endeudadas de países emergentes

Al frustrar el plan de la Reserva Federal estadounidense (Fed) de subir las tasas de interés, el referéndum alienta suposiciones de que los costos del crédito se mantendrán bajos.

/Bloomberg.

La decisión votada por el Reino Unido de abandonar la Unión Europea le lanzó un salvavidas a las empresas de mercados emergentes que enfrentan una montaña de US$800.000 millones en vencimientos de deudas.

Al frustrar el plan de la Reserva Federal estadounidense (Fed) de subir las tasas de interés, el referéndum alienta suposiciones de que los costos del crédito se mantendrán bajos durante más tiempo mientras las autoridades económicas tratan de impedir que la turbulencia en Europa derive en una recesión. Esto significa que las empresas de países en vías de desarrollo que tomaron préstamos cuando era más barato hacerlo no tendrán que pagar más por el servicio de esos bonos, al menos por ahora.

La perspectiva de que haya menos defaults muestra cómo el llamado Brexit está resultando ser una bendición para las empresas de países en desarrollo que deben pagar cerca de US$200.000 millones por año desde 2017 hasta 2020. Los economistas de varias instituciones, desde el Fondo Monetario Internacional hasta el Banco de Pagos Internacionales, vienen advirtiendo que una restricción monetaria de la Fed podría impulsar quiebras de empresas en los mercados emergentes. Los incumplimientos de pago vienen creciendo desde 2013 y alcanzaron el número más alto en siete años en el segundo trimestre.

“Incluso es posible que volvamos a ver una merma en las tasas de default en el tercer y en el cuarto trimestre de este año. Ahora, la perspectiva general para las corporaciones de mercados emergentes es más positiva porque después del Brexit es muy poco probable que la Fed actúe en el futuro próximo”,  dijo Apostolos Bantis, un analista de crédito de Commerzbank AG en Dubái que recomienda invertir en bonos de compañías latinoamericanas.

Incertidumbre

La incertidumbre en materia de políticas económicas que envuelve al mundo desarrollado ha aumentado el atractivo de los países emergentes, normalmente considerados por los inversores más vulnerables a riesgos políticos. Los rendimientos en un índice de Bloomberg que monitorea los bonos corporativos de países en vías de desarrollo cayeron 27 puntos básicos, a 5,19%, desde la votación en el Reino Unido, lo que se suma a una recuperación que comenzó cuando los precios del petróleo empezaron a rebotar tras tocar fondo el 20 de enero.

Las empresas rusas Novolipetsk Steel PJSC y la operadora marítima Sovcomflot OJSC anunciaron su intención de recomprar deuda por un total de hasta US$2.000 millones. Las ventas de bonos latinoamericanos se dispararon en los últimos siete días, algo que HSBC Holdings Plc atribuye en parte a la mayor probabilidad de que “tasas ultrabajas establecidas por políticas económicas globales” se mantengan así durante más tiempo. La empresa frigorífica brasileña Marfrig Global Foods SA vendió US$250 millones en valores para recomprar letras en circulación, en una iniciativa que según la empresa apunta a “prolongar su perfil de vencimientos de deuda y reducir el costo de su estructura de capital”.

Incluso cuando pase el alboroto causado por el Brexit, elecciones inminentes en Estados Unidos, Alemania, Francia y posiblemente el Reino Unido forman una lista cada vez más extensa de acontecimientos potencialmente perturbadores, lo que fortalece la postura de los banqueros centrales distendidos. Las empresas de mercados emergentes reunieron US$ 3.710 millones en bonos internacionales desde el referéndum del 23 de junio en el Reino Unido.

“Los factores externos prestan más apoyo. Es improbable que continúe la tendencia al impago del trimestre pasado”, dijo Bantis de Commerzbank.