Brexit podría reiniciar guerra del chocolate entre Reino Unido y la Unión Europea

El ex viceprimer ministro Nick Clegg dijo que la salida del bloque podría traer de nuevo las disputas que tardaron 30 años para resolverse. La composición de la grasa de los dulces, es uno de los puntos de discordia.

/Bloomberg.

Una guerra de 30 años entre el Reino Unido y la Unión Europea por el chocolate, que sólo pudo ser dirimida por un fallo judicial en 2003, podría reiniciarse cuando se produzca la salida británica del bloque, advirtió el ex viceprimer ministro Nick Clegg el lunes.

Los fabricantes de chocolate del Reino Unido pelearon por el derecho a vender chocolate que contuviese grasa vegetal, el cual, según sus rivales del continente, no era tan puro como los productos que ellos comercializaban y debería llevar el rótulo de “vegelate” o “sustituto de chocolate”. En 2000 se llegó a un acuerdo para denominarlo “chocolate familiar” y la Corte Europea ordenó a Italia y España, los más acérrimos oponentes, que permitiesen su venta tres años más tarde.

“Los puristas del chocolate, les garantizo, pronto empezarán a hacer objeciones a la definición de chocolate para que a los exportadores británicos les resulte mucho más difícil exportar a cualquier parte de Europa. Tener una única definición de chocolate significó que nuestros fabricantes chocolateros de York, la zona de las Midlands y demás pudiesen vender chocolate a tiendas de dulces de España, Grecia y Finlandia con la misma facilidad con que lo hacen en el Reino Unido”, dijo Clegg en un discurso en el centro de Londres.

Cadbury, Rowntree

El resultado afectará a fabricantes como Cadbury y Nestlé SA, de Mondelez International Inc., que adquirió Rowntree en 1988.

Las disidencias sobre una “definición común” se sumarán a las barreras arancelarias y controles aduaneros como obstáculos a los fabricantes de alimentos y bebidas británicos si el Reino Unido abandona el mercado único de la UE, dijo Clegg al presentar un informe del sector de alimentos y bebidas de su país, que genera 27.000 millones de libras (US$33.000).

La Unión Europea representa más de dos tercios de las exportaciones y el 94% cuando se incluyen los acuerdos de libre comercio de la UE con otros países, añadió Clegg, y citó datos de la Federación de Alimentos y Bebidas.

“Los alimentos y las bebidas hoy se comercializan a través de las fronteras sin formularios ni controles; una vez que salgamos de la Unión Europea, los productos tendrán que pasar por controles aduaneros en la frontera con la UE que comprenden la solicitud de las licencias de importación correspondientes, costosos certificados sanitarios de exportación e inspecciones veterinarias. Los principales mercados para productos de exportación clave tales como el whisky, que reporta 4000 millones de libras anuales, supondrán un reto cuando se caigan los acuerdos de libre comercio exentos de aranceles que fueron negociados por la UE”, afirmó dijo Clegg.

Las empresas y los inversores expresaron su preocupación de que la primera ministra Theresa May esté planeando lo que se dio en llamar un “Brexit difícil”, por el cual el Gobierno prioriza los controles inmigratorios por sobre la posibilidad de comerciar bienes y servicios libremente en el mercado único de la UE.

Si el Reino Unido adopta los términos de la Organización Mundial del Comercio al abandonar el bloque, las exportaciones agrícolas a la UE, valuadas en 11.000 millones de libras por año, se verán perjudicadas por aranceles promedio de 22,3%, incluido el 59% en el caso de la carne, dijo Clegg. En el marco de las disposiciones de la OMC, se cobrarían similares aranceles a las importaciones, señaló.

Para el ex viceprimer ministro “la reciente caída del valor de la libra y su impacto en las ventas de crema untable Marmite y bolsitas de té PG Tips es apenas un anticipo de lo que vendrá en los próximos doce meses”.
 

Temas relacionados