¿Cómo hacer para que el mandato anticorrupción no quede en el aire?

hace 45 mins

¿Brexit, un drama igual que la crisis del petróleo?

Aunque la salida del Reino Unido de la Unión Europea no provoque una crisis igual que la de 2008, sumergiría al mundo en un largo periodo de incertidumbre económica. Mientras tanto, en Colombia el comercio internacional estaría seguro si los tratados se mantienen, pero los activos locales seguirán siendo víctimas de la incertidumbre global.

La Bolsa de Valores de Londres fue una de las menos afectadas.  / AFP.
La Bolsa de Valores de Londres fue una de las menos afectadas. / AFP.

Generó el mismo pánico, colapsó en una escala parecida las bolsas y los activos financieros del mundo, las divisas se enloquecieron, el efecto también se sintió en Colombia y, por lo que dicen, el nerviosismo e incertidumbre que desató podrían durar varios años. Todas estas son particularidades por las que se ha caracterizado la crisis de los precios del petróleo, y el viernes pasado se volvieron a desencadenar pero debido al referéndum que dio como resultado que 52 % de los ciudadanos británicos eligiera la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Ese día marcó el comienzo del largo proceso que deberá enfrentar el Reino Unido para poder llevar a cabo el Brexit. La votación fue sólo el primer paso. Y tal como ha venido pasando durante los últimos dos años con la crisis de los precios del petróleo, el primer día del fenómeno separatista estuvo marcado por récords máximos y mínimos históricos: la libra esterlina se desplomó a niveles de 1985; la bolsa de Madrid registró su mayor caída de la historia (12,35 %); se rompió la tendencia alcista del petróleo, pues el crudo Brent bajó 4,14 % hasta US$48,21; los indicadores bursátiles Hang Seng de China y el Topix de la bolsa de Tokyo cayeron 2,92 % y 7,26 %, respectivamente. Paradójicamente, la bolsa de Londres fue una de las menos castigadas, pues después de las votaciones inglesas solo bajo 4 %.

Dos años después de que comenzara el declive del precio del petróleo, y luego de ver la cotización de esta materia prima pasar de US$100 hasta tocar mínimos de hasta US$26, el mundo sufrió pero aprendió que la crisis no fue de la magnitud de la que desencadenó la quiebra de Lehman Brothers en 2008. Una situación similar podría pasar con el Brexit. Para Mohamed A. El-Erian, jefe Asesor de Allianz, “el sistema global financiero tiene mayor capacidad para soportar la salida del Reino Unido de la Unión Europea que el colapso de los bancos más grandes hace ocho años”.

“La buena noticia es que el Brexit no es Lehman. Esta no es una crisis de pagos y liquidación que provoca un paro repentino en la economía global. Es un golpe para la estructura institucional. Esto provocará algunos movimientos financieros importantes y cuando la tormenta haya pasado, veremos al sector financiero moverse mucho más que la tecnología. Los inversionistas que sufrieron más el viernes son aquellos que apostaron de manera agresiva por un crecimiento de la libra, y sabemos que se equivocaron”.

Una posición similar provino de los analistas del Credit Suisse. Si bien los expertos tienen contemplado en sus modelos que el Reino Unido entrara en una recesión económica, con una contracción de cerca de 1,5 %, afirmaron que “el riesgo no es comparable con el que se vivió en 2008”. Y con argumentos no muy diferentes a los anteriores analistas, Goldman Sachs expresó que “el Brexit no estará ni cerca de ser tan malo como la quiebra de Lehman Brothers en 2008”.

Las voces de aliento que dicen que el mal que podría desatar Brexit no es comparable con el Lehman Brothers son claras, pero tampoco hay motivo para celebrar. La crisis del petróleo, por ejemplo, no creó una crisis de la misma magnitud que la de 2008, pero no quiere decir que el daño provocado no sea significativo y que sus efectos hayan desaparecido después de dos años. Solo hace falta mirar a Colombia, cuya renta petrolera pasó de $23 billones en 2013 a prácticamente nada este año. Además, el país pasó de proyectar crecimientos por encima de 4 % a esperar con optimismo un incremento del Producto Interno Bruto (PIB) de 3 % en 2016.

No obstante, hay varios factores que podrían agudizar el Brexit, y dependiendo de cómo se den los hechos, podría magnificar sus efectos, incluso hasta ser comparables con el caos que desató Lehman Brothers. El principal riesgo viene de la ola de movimientos separatistas que ha desatado la votación del jueves pasado: ya hay anuncios de dirigentes políticos que buscan la unión de Irlanda pero separada del Reino Unido, y en Escocia ya solicitaron un nuevo referéndum independentista. Y como si no fuera suficiente, ya hay especulación en torno a una separación de Alemania y de Francia de la Unión Europea.

En los próximos meses se viene una ola de revisión de notas crediticias a raíz de la victoria del Brexit. En un comunicado la valoradora de riesgo Standard & Poor´s sentenció que “cierto número de calificaciones podrían verse afectadas en el corto plazo, incluyendo la calificación soberana del Reino Unido y, en consecuencia, las calificaciones de aquellas entidades vinculadas a la calificación soberana”.

¿Y qué pasará con Colombia?

El mercado colombiano no logró escapar de la volatilidad e incertidumbre que inundó los mercados el viernes pasado. Durante la última sesión de esta semana el dólar en Colombia comenzó la jornada con un fuerte salto que lo llevó a ganar casi $100 y, aunque perdió un poco de fuerza a lo largo del día, cerró con una valorización de $74 y se situó en $2.972. Asimismo, el fenómeno devaluacionista provocó que la Bolsa de Valores de Colombia cayera 0,89 %. Y debido a que el Brexit también afectó el petróleo, acciones como Ecopetrol y Canacol cayeron 0,71 y 3,59 %, respectivamente.

Tal como pasa cuando el petróleo registra un bajonazo, el mayor daño que recibe Colombia se da en términos de incertidumbre. Por esto cada vez que el índice de volatilidad, el VIX, supera los 20 puntos, como lo hizo el viernes, la mayoría de las acciones de la Bolsa de Valores de Colombia pagan el precio. Además, a medida que se desarrolla el Brexit, la tasa de cambio seguirá sirviendo como el principal mensajero del nerviosismo que se viva a nivel internacional.

Durante la crisis del petróleo que ha vivido Colombia, los ciudadanos lograron interiorizar el conocimiento de que cuando cae el petróleo sube el dólar. Con el Brexit, la analogía funciona: “Entre más dolorosa sea la separación del Reino Unido de la Unión Europea, el euro se desvalorizará cada vez más y en consecuencia el dólar se apreciará frente a las demás divisas del mundo, incluyendo el peso colombiano”, explicó Camilo Silva, director de Análisis Técnico de Valora Inversiones.

Por esta razón no sorprende que el viernes pasado fuera un día en el cual las dos principales tasas de cambio de Colombia, dólar-peso y euro-peso, se movieran en direcciones contrarias. La primera subió 2,58 % hasta los $2.972, y la segunda bajó 1,79 % situándose en $3.232.

La jornada de pérdidas que se vivió el viernes en el mercado internacional, y en el local, es tan solo la reacción de los inversionistas ante la sorpresa de que ganara el Brexit. Todavía no es claro si es tan solo un efecto de corto plazo o si el mundo caerá en otro periodo bajista similar al del petróleo, y si en Colombia volverán los días del dólar rompiendo máximos históricos y de las acciones tocando fondo. Por el momento, de haber efectos de largo plazo estos se evidenciarían de manera más clara en términos comerciales.

Analizando la composición del comercio exterior colombiano pareciera que no tendría que haber demasiado perjuicio. Las exportaciones hacia el Reino Unido tan solo representan 2 % del total de envíos, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE). Sin embargo, la Unión Europea es el segundo socio comercial de Colombia, representando el destino de cerca de 17 % de las ventas externas (US$1.538 millones).

Javier Díaz, presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), tal como le había indicado a El Espectador, explica que “si la victoria del Brexit no representa la cancelación de ningún tratado comercial existente, no debería haber afectación dentro del sector exportador. El comercio con el Reino Unido no es tan significativo para Colombia, y los envíos no se deberían ver reducidos si las reglas de juego no cambian. El problema podría venir por el lado de la Unión Europea, pues es claro que sin el Reino Unido la recuperación de este bloque de naciones tomará más tiempo del esperado, al igual que su comercio internacional”.

Por su parte Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), también explicó que “el Reino Unido perderá más que Colombia tras la victoria del Brexit. Fue una equivocación elegir la salida de la Unión Europea. Sin embargo, en los dos años de transición que podría durar el proceso de fraccionamiento del bloque, las autoridades colombianas deben replantearse cuidadosamente cada punto del Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea. Por el momento, lo que se apreciaría sería que las exportaciones de flores, por ejemplo, tendrían que pagar más impuesto que el resto de Europa”.

La crisis de los precios del petróleo lleva dos años, el tiempo que se estima que podría llevar a cabo la materialización de la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Por esta razón, tal como pasa con el problema que ha vivido el mundo con el crudo, se viene un periodo de alta incertidumbre. También puede existir la opción de que no haya Brexit, pero incluso en este escenario sus efectos se harían sentir en Colombia y en todo el globo.