¿Es bueno comprar dólares a este precio?

Aunque el dólar ha caído más de $120 en lo corrido del año, no es fácil encontrar opiniones uniformes sobre el rumbo de la divisa. Recomendaciones para invertir en esta moneda.

Asesores financieros, planificadores de inversiones y financieros personales se enfrentan a una pregunta cada vez más difícil de responder en escenarios de alta volatilidad: ¿será bueno comprar dólares a los precios actuales?

La devaluación gota a gota que teníamos a mediados del siglo pasado logró que quienes hoy somos mayores de 50 años creciéramos con una convicción casi grabada en piedra: el dólar siempre subiría.

Luego las bandas y después la liberación que hizo que el dólar tocara los escandalosos $3.000 nos convencieron de ello. No obstante tuvimos que ver una revaluación del peso colombiano que llevó al cambio a $1.700 por dólar y muchos fueron los heridos en esta batalla por la búsqueda de rentabilidad.

Este 2014 inició con la dudosa certeza de que retornaría su camino alcista impulsado por unos buenos datos económicos de los países desarrollados y más específicamente de Estados Unidos.

Sin embargo, cuando el dólar ya había logrado superar la barrera de los $2.050, inició una nueva etapa hacia la revaluación con una desvalorización de más de $120, explicada en parte por el rebalanceo que realizó JPMorgan de sus índices con papeles de renta fija colombianos, aumentando del 3 al 8% dichas posiciones.

Lo peor de todo es que hoy no es fácil encontrar una opinión más o menos generalizada sobre el rumbo del dólar en el mediano plazo. Expertos discrepan sobre si ya es tiempo de iniciar compras en los portafolios, o por el contrario, aún no se ven niveles de entrada. Pueden leerse desde documentos profundos hasta simples trinos de economistas muy prestantes anticipando un dólar de $1.850 al final del año, como también otras opiniones muy autorizadas creen que la divisa pasará los $2.100 en el segundo semestre. Con esos dictámenes tomar decisiones se convierte no en un proceso de anticipación, sino de adivinación.

En medio de este panorama tan incierto debemos dar respuesta a nuestros clientes, ante lo cual, a pesar de esta volatilidad, siempre serán válidas estas premisas:

1. Tenga en cuenta el plazo de su objetivo. Siendo de largo aliento, la volatilidad del vehículo de inversión deja de tener tanta relevancia.

2. Si su objetivo de ahorrar o invertir está valorado en monedas distintas al peso, como el pago de una maestría en el exterior, es mejor hacer ahorro o inversión en vehículos expuestos al riesgo cambiario.

3. De acuerdo con el punto anterior, valore su portafolio en dólares independiente de la rentabilidad que tiene en pesos. De nada sirve un portafolio muy rentable en pesos con una devaluación mayor, cuando su objetivo está en dólares.

4. Recuerde que es posible invertir asumiendo el riesgo cambiario a través de múltiples mecanismos, como son los fondos de inversión colectiva o los fondos voluntarios de pensiones.
5. El dólar es un mecanismo más de diversificación de sus inversiones. Globalmente es considerado un refugio ante riesgos políticos o económicos.

6. Sea cauteloso en su inversión. Respete su perfil como inversionista.

7. Ojo con el efecto rebaño. Normalmente quien no tiene claro su perfil, objetivo y plazo de inversión, tiende a tomar decisiones con el miedo o la ambición que muestra el mercado de corto plazo.

*Presidente de la Asociación Colombiana de Planeación Financiera.

Temas relacionados