La burbuja de Claro

Según el ente de control, la compañía infló sus cifras de portabilidad numérica valiéndose de procedimientos irregulares.

Tres graves irregularidades comprobadas tienen a Claro (anteriormente Comcel) en el ojo del huracán, pues la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) las consideró prueba suficiente para abrirle una investigación irregular por presunto abuso de su posición dominante. De acuerdo con los indicios recabados por el ente de control, todo apunta a que la compañía empleó estas tácticas para inflar las cifras de portabilidad numérica móvil (el proceso que le permite a un usuario cambiar de operador celular manteniendo su número telefónico) para consolidar su participación en el mercado.

Se trata de estrategias que comprenden desde la negación a expedir el número de identificación personal (NIP, el cual es clave en el proceso de traspaso) al operador receptor, pasando por el incumplimiento de abrir las bandas de los equipos móviles (requisito obligatorio, que permite cambiar la frecuencia del dispositivo al nuevo operador), hasta la manipulación de las cifras reportadas por diversas irregularidades.

De acuerdo con el análisis del ente de control, este fenómeno comenzó a hacerse evidente hacia finales del año pasado, cuando las cifras de líneas telefónicas trasladadas hacia Claro se aceleró. “Al comparar las portaciones obtenidas desde el mes de diciembre de 2011 hasta el mes de marzo de 2012, se logró observar que las mismas presentaron tasas de crecimiento superiores a 300% en diciembre y a 800% en marzo”, consigna la resolución 36655 con la cual se abre el expediente.

Las cifras de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), entidad que lleva el conteo de los traslados, soportan la afirmación. De acuerdo a su récord histórico, Claro pasó de recibir 7.280 líneas nuevas en septiembre de 2011 a 22.587 en diciembre de ese mismo año; la entidad también registró la llegada de 109.843 usuarios al final del primer trimestre de 2012, ubicándose como el operador más exitoso en este renglón desde que el proceso de portabilidad entrara en funcionamiento en agosto pasado.

La investigación, iniciada por una queja interpuesta por Movistar, contó con testimonios de funcionarios de Informática El Corte Inglés, empresa que supervisa todo el proceso de portabilidad; consultores de la CRC; y funcionarios de las compañías celulares.

En esta indagación, la SIC identificó irregularidades como la venta de tarjetas sim a nombre de Comcel cuya línea, en realidad, pertenecía a su competidor Tigo, por lo que la portación se realizaba al efectuarse la compra; asimismo, se identificó que algunas de las compañías desde las cuales se realizó este proceso hacia Claro tienen un objeto social diferente al sector de las telecomunicaciones (por ejemplo, dijeron dedicarse a las obras civiles); también sobresalen portaciones arbitrarias, sin la autorización del titular de la línea.

Claro, empresa que de acuerdo con las cifras oficiales cuenta con una participación de mercado de 61,95% al primer trimestre de 2012, envió un comunicado como respuesta a los señalamientos de la SIC en el que afirma: “Desde el inicio de la Portabilidad Numérica, la compañía ha estado comprometida con la implementación de este servicio que, sin duda, ha traído beneficios a los usuarios de telefonía móvil. Estaremos al frente de una explicación satisfactoria para cada uno de los argumentos que hagan parte de los motivos de apertura de la investigación”.
 

Temas relacionados
últimas noticias