En busca de encadenamientos

Pese a que los empresarios de la Alianza del Pacífico (México, Perú, Chile y Colombia) tienen como meta comenzar a fortalecer la exportación de sus productos a naciones de Asia como China, Japón, Corea del Sur, Malasia y Tailandia, lograr encadenamientos productivos dentro de las naciones de la Alianza del Pacífico es otro de los pasos que se deben dar en el mediano plazo.

En el caso colombiano, explica María Cecilia Obando —vicepresidenta de Planeación de Proexport—, los países de la Alianza tienen grandes oportunidades en materia de encadenamientos productivos asociados al sector agroindustrial. “Estamos trabajando en conjunto para desarrollarlos. Entre las naciones se hace un ejercicio para buscar cuáles son los productos que tenemos en la región y sobre los cuales podemos hacer un proceso distinto en cada uno de los países”.

Y como producto del trabajo entre Proexport y entidades de Chile, Perú y México encargadas de promover las exportaciones y el turismo (ProChile, Promperú y ProMéxico), cuenta Obando, se han identificado 53 encadenamientos productivos que inicialmente pueden beneficiar a 250 exportadores. “Con China, e incluso Nueva Zelanda, hemos encontrado algunos encadenamientos”, agregó.

Por ejemplo, Colombia puede venderle piña a Chile, país que puede transformarla en jugo para venderlo al mercado de China (Chile y este último ya cuentan con un acuerdo de libre comercio). Azúcar de caña es otra opción que, según Proexport, los empresarios colombianos pueden exportar a los chilenos, quienes a su vez podrían transformar este producto en sidra y aguamiel que se llevaría al mercado japonés.

Asimismo, explica un documento de Proexport, Colombia puede vender a Chile frutas en conserva o al natural para que sean transformadas por la industria chilena en productos como compotas, jaleas, mermeladas, purés y pastas de frutas que pueden ser exportadas a naciones como Nueva Zelanda.

A Perú, los empresarios colombianos también tienen opción de exportar botellas y frascos como empaques de moluscos en conserva que pueden ser vendidos a China. Además, podrían vender a México productos metálicos como discos y arandelas, los cuales serían partes de automóviles en Japón.

En línea con estos encadenamientos productivos, empresarios mexicanos como Carlos Blanco —representante de la firma Dura Chef, dedicada a la fabricación de hojas antiadherentes para cocinar y hornear— han entendido que Colombia puede convertirse en un proveedor de materias primas para fabricar este producto, el cual se quiere vender al creciente mercado asiático.

“Queremos buscar socios comerciales que nos ayuden a desarrollar nuestras líneas de producto. En Colombia hemos tenido tres citas para escoger un socio comercial estratégico para esto. El tema es iniciar la comercialización”, dijo Blanco.