“Buscamos balance entre el interés de la industria y el de los usuarios”: viceministro de Energía

Noticias destacadas de Economía

Según Carlos Erazo, el Gobierno espera cambios en los hábitos de consumo de energía antes de recurrir a un racionamiento.

Antes que reconocer cualquier responsabilidad por la crisis del sistema eléctrico, el viceministro de Energía, Carlos Fernando Erazo, asegura que fueron más los hechos inesperados —como el incendio en la hidroeléctrica de Guatapé y el daño en Zona Franca Celsia— los que generaron la alerta sobre las posibilidades de un racionamiento o, en un caso más extremo, un apagón.

Erazo, quien además trabajó en la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG) y se salvó del remezón que concluyó con la salida de Tomás González del ministerio, dice que será necesario un replanteamiento del sistema eléctrico, pero no se pueden tomar decisiones aceleradas. Hace un llamado para que los colombianos sean más estrictos con el uso de la energía.

El Centro Nacional de Operaciones (CNO) coincide con XM en iniciar racionamientos. ¿Seguirá el Gobierno esa señal?

Aún no conocemos la comunicación, pero, según los medios, el lineamiento del CNO iría en la misma línea de XM, un racionamiento en la demanda por espacio de seis semanas y hacer evaluaciones semanales para ver si se supera la situación y se levanta la medida. Uno puede entender que nos recomiendan que la demanda se reduzca en 5%, y eso se puede hacer de dos maneras: apelando a la gente, que de manera voluntaria determine cómo modifica sus patrones de consumo, y haciendo cortes programados de energía. La apuesta del Gobierno es arrancar con esta campaña, y si vemos que da resultados, seguimos así las próximas semanas, de lo contrario se harán cortes programados.

¿Cómo se ha comportado la demanda esta semana?

Por primera vez nos están diciendo que podría requerirse un racionamiento programado, que son cortes de hora y media al día. Hay que diferenciar entre apagón y racionamiento. Del martes hay un dato confiable y es que el país ahorró el 1,98%. En Bogotá y sus alrededores se consumió 2% menos y en Antioquia 1,98%; en el Valle algo similar, y en la Costa, 1,93%. Estamos haciendo un esfuerzo para publicar la información por ciudades para que la gente sepa cómo va.

¿La estrategia de meses anteriores fue errada en la medida que no se dio un mensaje contundente sobre el riesgo del sistema eléctrico?

El parte que daba el ministro Tomás González era de tranquilidad, porque ese era el ambiente en el mercado, pero el 21 de febrero Guatapé tuvo un daño que hizo que el embalse agregado pasara de 45,54% a 31,08%. Con la campaña de “Todos contra el derroche” hicimos un llamado para que se ahorrara agua y energía. Hubo un daño que no se le puede atribuir al Gobierno. El mensaje que siempre nos dieron XM y el CNO fue que podría haber problemas en la hora punta, pero este fin de semana hubo un cambio en los modelos.

¿Quiénes son los que más consumen energía?

El 65% del consumo es residencial y el 35% es industrial. Somos muy poco intensivos en el uso de la energía eléctrica, porque no tenemos una industria tan desarrollada como la de otros países. El llamado a los hogares es muy importante. Según un estudio de la UPME, el 21% de la factura de los hogares está representada en iluminación, y es porque llegamos a la casa y prendemos todos los bombillos sin necesidad. Corregir eso nos ayudaría a reducir en 5% la demanda, como se necesitaría.

¿Qué garantiza que en las próximas semanas no va a haber fallas en otras térmicas?

Cada compañía programa sus mantenimientos en función de las características propias de sus equipos. Esas paradas están preparadas en función del número de horas y la dinámica de uso. Cada planta tiene unas paradas programadas, pero nadie está exento de un daño.

El desfase entre lo que se paga por la producción de energía y el costo de generarla no sólo amenaza financieramente a las empresas sino su funcionamiento en el largo plazo. ¿Han pensado en solucionarlo?

El Niño nos está dejando lecciones sobre la regulación. El año pasado se hicieron ajustes porque veíamos que podía haber problemas financieros. Esto tenemos que hacerlo en el momento apropiado, no podemos apresurarnos a modificar una modificación. El precio de escasez es lo máximo a lo que un usuario compra la energía, pero las críticas se hacen sobre éste y al Gobierno le toca buscar un balance entre los intereses de la industria y los de los usuarios. Cuando se formuló se hizo con esa idea; ahora hay que revisarlo y hacer ajustes, pero no nos podemos precipitar porque el bolsillo de la gente está en juego.

Se anunciaron unas medidas para promover el ahorro, pero ¿hay plata para compensar a los que ahorren?

La medida ya entró en vigencia. Si un usuario consume 1 KW/h más en este mes frente al mes anterior, además de pagar el precio que tiene ese kilovatio tendrá que pagar $450 más. Si otro usuario consume 1 KW/h menos, pues no solamente se ahorra el precio del kilovatio sino que recibe $450. Esto en la práctica, en este ejemplo, quiere decir que el primer usuario le paga al segundo la remuneración por haber ahorrado. El mercado está apretado y necesitamos ahorrar, entonces la gente tiene que apretarse el cinturón. Si en el ejemplo que le doy los dos usuarios ahorraron, el que tiene que poner la plata es el generador que no haya cumplido con sus compromisos de energía firme.

¿Qué opina de los señalamientos contra la CREG? Prácticamente desde el Congreso los quieren sacar a patadas.

Es un hecho que el fenómeno de El Niño afecta las acciones que tienen que emprender desde el Gobierno para mejorar nuestro marco normativo y la regulación. Estamos trabajando en esto, pero todo hay que hacerlo desde el marco de la institucionalidad, y la CREG se creó para eso. Veníamos bien, pero se presentaron unas fallas. Tenemos que entender cuáles son las causas del problema y son daños técnicos. Después del terremoto nos llegó el incendio y por eso debe haber mejoras normativas, pero tienen que tener presente cuál es la razón de este problema, y es el daño de una planta de generación.

¿Qué se está haciendo para apoyar a Canacol, empresa con una oferta importante de gas?

El gasoducto que se está construyendo entre Cartagena y Sincelejo. Las tarifas para construirlo fueron aprobadas en julio de 2013, el licenciamiento ambiental duró menos de seis meses, las consultas previas duraron entre tres y cinco meses. La empresa empezó la construcción el año pasado, pero ha tenido algunos problemas con comunidades. El Gobierno le ha ofrecido todo el apoyo para hacer este procedimiento lo más rápido posible. El proyecto está funcionando parcialmente y estamos a la expectativa de que lo haga porque hay un gran volumen de gas que se podría poner en la oferta de la Costa. Estaba previsto que empezara al final de 2015.

¿Cómo va la planeación de las subastas para la expansión del sistema eléctrico, que, como advirtió la UPME, se debe hacer antes de finalizar este año para no empezar a cultivar un apagón en cinco años?

Ya recibimos la información de la UPME sobre sus proyecciones de demanda, y en algún momento en el primer semestre de este año la CREG tendrá que sentarse y tomar una determinación sobre el tema, pero seguramente vamos a comparar la demanda actual con la futura y dependiendo del balance se determinará el momento para adelantar una eventual subasta.

Comparte en redes: