Caficultura será clave en posconflicto colombiano

Así lo manifestó el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, durante el cierre del LXXX Congreso Nacional de Cafeteros.

La caficultura, como eje central de la cohesión social en Colombia, será un aspecto fundamental de llegarse a firmar un acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc, dijo este viernes el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

"En un escenario de posconflicto, que es el que todos soñamos, la institucionalidad cafetera va a ser clave porque puede aportar las inversiones y los espacios democráticos que se necesitarán", aseguró Cárdenas en una rueda de prensa al cierre del LXXX Congreso Nacional de Cafeteros.

Ante los cafeteros, que durante tres días analizaron en Bogotá la situación de su sector, el ministro sostuvo que "el capital social que ha construido este gremio va a salir a flote cuando se logre la paz, porque la base de la solución del conflicto está en lo rural y ahí es donde la caficultura será fundamental".

Según Cárdenas, prueba del avance en ese aspecto es que "paralelo a las negociaciones entre el Gobierno y las Farc en La Habana se ha fortalecido el presupuesto para el área rural".

Durante el Congreso Nacional de Cafeteros se dio a conocer que el presupuesto del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural pasó de un billón de pesos anuales (431,3 millones de dólares) en 2010 a cinco billones de pesos (2.156 millones de dólares) en 2014.

El funcionario explicó que con ese aumento prevén "asegurar que se sigan empleando recursos para el mejoramiento de la vivienda en el campo, proyectos productivos" y de riego, al indicar que "la brecha entre lo rural y lo urbano debe cerrarse para que la reconciliación realmente se pueda dar".

Cárdenas le solicitó a los representantes de los cafeteros que aprovechen el buen momento por el que atraviesa el sector en cuanto a producción y precios y que ahorren para los tiempos difíciles.

"La coyuntura de precios es favorable, con una tasa de cambio de 2.300 pesos, con un precio internacional del orden de los dos dólares la libra y con una producción que llega a un nivel alto comparado con 2010 al pasar de 8 millones de sacos a 12 millones de sacos", comentó.

No obstante, señaló que "el gremio y el Gobierno deberán planear con anticipación qué se hace en un momento de precios altos y qué en uno de precios bajos". "Tenemos que prepararnos para diseñar un mecanismo para que esa capacidad de estabilización exista y eso depende mucho de lo que se haga cuando hay vacas gordas", añadió.

Temas relacionados