Caída del crecimiento nominal chino es una señal de alarma

El producto interno bruto en dólares, sin ajustar por variaciones de precios, creció apenas 4,25 por ciento en el cuarto trimestre de 2015.

El banco central chino bajó esta semana el ratio de depósitos que los grandes bancos deben tener como reserva.Bloomberg News

Eclipsada por la concentración en la exactitud de las cifras de crecimiento de China hay una caída de las estimaciones sobre la economía sin ajuste por inflación, una declinación que proporciona un panorama más claro de por qué la desaceleración del país ha generado crecientes temores respecto de su endeudamiento.

El producto interno bruto en dólares, sin ajustar por variaciones de precios, creció apenas 4,25 por ciento en el cuarto trimestre de 2015, en comparación con igual período de 2014, un aumento de US$439.000 millones. Dos años antes, China incorporó US$1,1 billones a la economía global y se expandió 13 por ciento respecto del año anterior.

“Si se lo analiza de esta manera, la reacción de los mercados financieros al deterioro de los datos chinos es más comprensible”, dijo Arthur Kroeber, socio fundador y director gerente de la firma de análisis Gavekal Dragonomics en Hong Kong.

El debilitamiento del crecimiento nominal hace que resulte más difícil pagar los intereses de la deuda, lo que constituye el telón de fondo de la decisión que tomó Moody’s Investors Service esta semana de rebajar sus perspectivas sobre la calificación crediticia de China, así como de la medida de HSBC Holdings Plc de rebajar sus recomendaciones respecto de los grandes bancos del país.

Los inversores podrán apreciar las prioridades de las autoridades comunistas durante una reunión de la legislatura nacional que comenzará el sábado. Además de los objetivos económicos para 2016, los funcionarios analizarán el nuevo plan quinquenal del partido.

Drástica declinación

Si bien en términos del yuan la desaceleración es más gradual, la declinación de los aumentos nominales del PIB sigue siendo drástica: a un ritmo de 6,4 por ciento a fines de 2015, en comparación con un 10,1 por ciento en 2013 y más de 18 por ciento en 2010 y 2011. La declinación destaca la necesidad de seguir reduciendo el exceso de capacidad industrial mediante la eliminación de las empresas no rentables y el fortalecimiento de nuevos motores de expansión.

“El mayor problema de la caída del crecimiento nominal del PIB es que el incremento del flujo de efectivo al sector empresarial ha declinado en momentos en que se acelera el crecimiento del pago de intereses de su deuda”, dijo Victor Shih, un profesor de la Universidad de California en San Diego que estudia las finanzas y la política de China. “Como la deuda es tanto mayor que la economía, el servicio anual de la deuda seguirá siendo el doble o el triple del crecimiento del PIB nominal.

El ratio deuda-PIB de China aumentó 247 por ciento el año pasado respecto de 166 por ciento en 2007, impulsado por un auge del crédito luego de la crisis financiera global. Días antes del Congreso Nacional del Pueblo, el banco central bajó esta semana el ratio de depósitos que los grandes bancos deben tener como reserva, lo que les permite aumentar el crédito.

Datos que se dieron a conocer el jueves indicaron una moderación de la fuerza del sector de servicios. El índice de gerentes de compras de servicios de Caixin Media y Markit Economics China bajó en febrero a 51,2, mientras que había sido de 52,4 en enero. Los registros por encima de 50 indican una expansión.

últimas noticias