Calificadoras respaldan reforma tributaria, pero con reservas

“El resultado final de la propuesta corre el riesgo de diluirse”, indicó Fitch Ratings.

Una difícil tarea tiene el minhacienda, Mauricio Cárdenas, en el Congreso con la tributaria. / Cristian Garavito.

La turbulencia política que tiene que soportar la reforma tributaria estructural a su paso por el Congreso tiene preocupado a más de uno, y en alerta a las calificadoras de riesgo, que han manifestado que “el resultado final de la propuesta corre el riesgo de diluirse”, como recientemente lo ha dicho Fitch Ratings.

El temor no es infundado. Los resultados del plebiscito han dejado una huella en el seno del Legislativo, donde muchos congresistas quieren tomar revancha y otros creen que es mejor pescar en aguas revueltas. “A pesar del corto tiempo, Fitch espera que la reforma se apruebe para finales de 2016, aunque los riesgos de dilución persisten”, reitera la calificadora. Advierte que “las conversaciones y negociaciones de paz en curso, las percepciones de los niveles de capital político del gobierno y el posicionamiento temprano con vista a la campaña electoral de 2018 podrían influenciar la discusión y el resultado de la propuesta”.

Sin embargo, es bien sabido que el Gobierno hace valer sus mayorías en el Legislativo, por ello uno de los senadores más serios de la actual legislatura sentenció: “Este Congreso está bien aceitadito, ahí con mermelada le aprueba todo al Gobierno, esa es la verdad”. Fitch recordó que el 22 de julio de 2016 “revisó a Negativa la Perspectiva de la calificación de Colombia, lo que refleja un déficit significativo de cuenta corriente, incremento en el endeudamiento externo y una carga de deuda alta y en incremento si se compara con sus pares”. La semana pasada, las calificadoras se pronunciaron sobre los beneficios del proyecto fiscal del gobierno del presidente Santos.

“La reforma es un proyecto muy difícil de pasar (en el Congreso) por su carácter social”, dice Alejandro Reyes, analista de la firma de corretaje Ultrabursátiles. “Lo estructural de la reforma es muy necesario para la economía colombiana, el lío es que la parte social de corto plazo puede tener un impacto negativo y ese es el temor de parte de los analistas”.

Fitch Ratings considera que “la propuesta consolidaría y disminuiría el impuesto sobre la renta de 42 %, que se esperaba previamente para 2017, a 34 % en 2017, 33 % en 2018 y 32 % en los años siguientes. Incrementaría de 16 % a 19 % la tasa del impuesto al valor agregado y mantendría las exenciones para alimentos básicos y otros esenciales”. Reyes dice que el IVA podría llevar a que alguna parte de los miembros del Congreso “estén en contra de apoyar la reforma y el trámite político lo haría mucho más complejo”. Otros analistas señalan que la jugada política tiene mucho que ver con la aprobación de la reforma y frente a las elecciones de 2018 podrían tener un castigo en el voto popular.

Ana María Olaya, directora del programa de Economía y Finanzas de la Universidad de la Sabana, considera que por el IVA va a haber mucha resistencia entre algún sector del Congreso. Dijo que los problemas de desigualdad son muy altos en la propuesta, tanto entre las personas naturales como en las jurídicas. “El incremento del IVA del 16 % al 19 % es totalmente regresivo, porque está afectando el consumo de la población. Va a afectar fuertemente el ingreso de los colombianos”.

 

últimas noticias