La Cámara de Comercio LGBT

Justin G. Nelson, presidente de la Cámara de Comercio estadounidense de Gays y Lesbianas visitará Bogotá para promover el nacimiento de la organización en Colombia.

Se estima que en Estados Unidos el 10% de su población se ha declarado LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) y que alrededor de 1,4 millones de negocios les pertenecen. ¿No es motivo suficiente para impulsarse como gremio económico?

El Espectador habló con Justin G. Nelson, cofundador y presidente de la Cámara de Comercio estadounidense de Gays y Lesbianas (NGLCC, sigla en inglés), quien visitará Colombia entre el 17 al 23 de octubre, encabezando la primera misión comercial de esta organización certificada por el gobierno de EE. UU., para promover ante gremios y políticos la creación de la Cámara de Comercio gay colombiana.

¿Por qué crear una Cámara de Comercio para la comunidad LGBT?

En 2002 nos dimos cuenta que la comunidad LGBT de negocios necesitaba una voz en EE.UU. Así lanzamos la Iniciativa de Diversidad del Proveedor, que certifica que los negocios sean de propiedad en su mayoría gay y permite a las empresas incluir a aquellos proveedores en los programas de contratación para las empresas de los grupos históricamente marginados. La NGLCC se convirtió en una voz de empoderamiento económico para la comunidad LGBT.

¿Donde se ha replicado este modelo?

Desde que fundamos la NGLCC en 2002, hemos establecido 20 cámaras en todo el país, y trabajado extensamente en Canadá, Europa y Sur América en la estructuración de cámaras a nivel regional y nacional. Un ejemplo de nuestro trabajo más reciente es la asesoría de la puesta en marcha de la Cámara de Comercio Gay y Lésbica Argentina (CCGLAR), fundada por Pablo de Luca & Gustavo Noguera.

¿Está preparada Colombia para afrontar esta iniciativa comercial?

Es muy factible que los miembros de la comunidad LGBT en Colombia funden su cámara de comercio. Viajamos a Bogotá a principios de este año para explorar la posibilidad de esta misión de intercambio y percibimos una comunidad gay vibrante. Con esta iniciativa comercial podemos comenzar a erradicar el historial de discriminación hacia la comunidad LGBT en el hemisferio occidental.

¿Cómo se certifica que los empresarios que quieran pertenecer, son de hecho, LGBT?

Deben demostrar que la participación y el control mayoritario del funcionamiento estén en manos de algún LGBT además exigimos una declaración juramentada y notariada certificando su identidad, dos cartas de referencias personales de amigos y familiares, certificado de unión libre o unión transitoria, afiliación a una cámara filiar NGLCC local con una carta del director ejecutivo, prueba de afiliación a una organización comercial LGBT específica, y solicitud legal de cambio de nombre (para los transgénero).

¿Cuál es la clave para promover el activismo a través de la economía?

El dinero es poder. La comunidad LGBT en Estados Unidos está proyectada para contar con más de US $845.000 millones en poder adquisitivo tan solo en este año, y como muchos investigadores de mercado pueden confirmar, la comunidad LGBT es leal a las empresas que apoyan la inclusión de los consumidores, empleados y proveedores LGBT. Este es un poderoso argumento para asegurar la inclusión de la comunidad LGBT en todas las prácticas comerciales, incluyendo mercadeo, recurso humanos, y adquisición. Adicionalmente nuestra comunidad en Estados Unidos comprende unos $75.000 millones del mercado de viaje anual.

¿Qué compañías son las que más se adhieren a la NGLCC?

Contamos con más de 130 socios corporativos, representando corporaciones multinacionales de casi todas las industrias, incluyendo empresas como American Airlines, IBM, Pfizer, Merck, Pepsi, Citibank, Marriott y Hilton. También nos acompañan entidades financieras, y empresas hoteleras, de manufactura, servicios legales, el sector de la salud, y productos de consumo.

¿Promover una Cámara de Comercio gay no es arriesgarse a a aislarse del mercado?

Por supuesto que no. Las investigaciones de mercado realizadas en Estados Unidos demuestran que el poder de los consumidores LGBT es bastante persuasivo. Además, trabajamos alrededor del mundo con diversos sectores de negocios, incluyendo aquellos cuyos dueños pertenecen a minorías étnicas y raciales, y así asegurar que nuestra economía incluya todos los sectores de la población. En vez de aislarnos nos conectamos de la mejor manera con empresarios y entidades gubernamentales.

¿Qué diferencia hay entre esta Cámara de Comercio y la común?

Las cámaras de comercio existen para fomentar el crecimiento de los negocios. Hace casi 40 años, Estados Unidos empezó a reconocer la necesidad de las cámaras de comercio dedicadas al crecimiento de los negocios que fueran de propiedad de minorías étnicas, raciales y de género.

NGLCC trabaja a favor de una comunidad que todavía no cuenta con la protección de las leyes federales. Por ejemplo, sigue siendo legalmente aceptable en muchas partes del país, que una persona sea despedida por ser LGBT. Nuestra cámara está trabajando para educar a muchas empresas y agencias del Estado sobre la necesidad de incluir negocios LGBT en los programas de diversidad en el proveedor. Ese tipo de protecciones marcan la diferencia.

La comunidad LGBT es definitivamente una población minoritaria. Las empresas y los empleados LGBT merecen la misma protección de otras minorías que históricamente se han visto privadas de sus derechos.

Temas relacionados
últimas noticias

La distorsión del microcrédito