Capacitados tampoco tienen empleo

Según Acipet, el 40% de los ingenieros de petróleos no tienen trabajo. La contratación de personal extranjero es vista con malos ojos.

Tener experiencia o un pregrado no garantiza un puesto de trabajo en el sector petrolero ni conservar el que se tiene. /iStock

Cuando El Espectador hizo el recorrido por las dos zonas petroleras más importantes del país, en Castilla La Nueva, Meta, se encontró con un panorama laboral realmente preocupante, sobre todo para los pobladores, quienes alegaban falta de oportunidades de trabajo en las operadoras de Ecopetrol.

El principal argumento, entendible en una industria tan especializada como la de los hidrocarburos, era que faltaba capacitación de los castellanos, por eso, se quejaban, llegaba personal de otras regiones del país.

Sin embargo, todo parece indicar que en este momento el sector ni siquiera tiene empleo para las personas más capacitadas, formadas para trabajar en una empresa extractora de crudo, y que la amenaza de quedar sin trabajo también los va a tocar, también tienen ruana.

Esta razón llevó a que la Asociación Colombiana de Petróleos (Acipet) solicitara reunirse con el vicepresidente de talento humano de la estatal, Alejandro Arango, y con el presidente, Juan Carlos Echeverri.

“Les expresamos que tenemos mucha preocupación porque vemos que se están terminando contratos, la gente está quedando sin empleo y no hay un plan de choque para manejar la situación”, aseguró el presidente de Acipet, Carlos Leal Niño.

Según la asociación, hay casos como el de la entrega de la vicepresidencia de la Orinoquia a un ingeniero brasileño. “Queremos saber por qué se presenta esta situación o si en Ecopetrol no hay opción de hacer una carrera y que se puedan escalar posiciones”.

Cifras del Consejo Profesional de Petróleos, encargado de regular las matrículas, muestran que en Colombia hay alrededor de 8.000 ingenieros de esta rama y en cuanto a los egresados, hasta con tres años de experiencia, hay un cálculo de que 40% están desempleados en este momento.

El gremio atribuye este problema, entre otras razones, al aumento de la demanda de profesionales, que por su elección académica están muy limitados para conseguir otro tipo de empleo.

Nicolás Hernández, coordinador de prácticas empresariales de la Universidad de América, de Bogotá, uno de los cinco centros educativos aprobados por el Ministerio de Educación para dictar esta carrera, dijo que la inestabilidad de la industria hace difícil que los estudiantes se ubiquen laboralmente y que en este momento algunas empresas están buscando practicantes para que cumplan funciones de profesionales que tuvieron que salir de la industria. “En esta universidad hay un promedio de 60 a 80 estudiantes que se gradúan por año. Los estudiantes normalmente se enganchan con las empresas donde hicieron la práctica, y los que no pueden tardan entre uno y dos años en conseguir trabajo”.

Lo que pasa en este claustro es clara muestra de la preocupación de Acipet, pues esa universidad apenas cuenta con 25 cupos para ingresar a las empresas del sector, para los afortunados que “quedan enganchados”.

La presidenta de la Asociación Colombiana de Ingenieros, Diana María Espinosa Bula, manifestó que ante la crisis “(los ingenieros) se están quedando sin trabajo por el cierre de operaciones y tienen que buscar otro tipo de actividades en las que no tienen los mismos honorarios profesionales o salarios que están acostumbrados a recibir”.

A pesar de esta situación, que, hay que aclarar, no solamente afecta a los ingenieros, el anuncio hecho por el ministro de Minas y Energía, Tomás González, de ampliar los plazos para el desarrollo de proyectos de exploración hasta en seis meses, una de las medidas de flexibilización para estimular el sector petrolero, fue recibido de manera positiva por los ingenieros pues esa es una de las actividades que más personal demandan.

Temas relacionados