Cáritas alerta del aumento de personas pobres en España

España sufre las consecuencias de una profunda crisis que mantiene estancada la economía y ha causado una gran destrucción de empleo.

La organización Cáritas advirtió el jueves que el número de personas en situación de pobreza y vulnerabilidad sigue en aumento en España mientras la red pública de asistencia social "se ha erosionado y disminuido".

El secretario general de la organización asistencial de la Iglesia católica, Sebastián Mora, alertó el jueves de la situación en una conferencia de prensa en la que presentó la Memoria Anual de 2010.

"Ya no estamos padeciendo una crisis, sino que se está conformando un nuevo mundo en que los más pobres son aún más pobres", señaló Mora.

En 2010, Cáritas recibió 6,5 millones de peticiones de ayuda (un 4,3 por ciento más que el año anterior), de las que dos millones fueron solicitudes de atención básica de emergencia de alimentos, vivienda o atención sanitaria.

La organización subrayó que sólo un 30 por ciento de los que han pedido ayuda lo han hecho por primera vez, y que el otro 70 por ciento corresponde a personas cuya situación empeora y se hace crónica "por falta de soluciones".

También destacó que el número de españoles atendidos aumentó hasta suponer el 50 por ciento de los receptores de ayuda, cuando antes eran en un 60 por ciento inmigrantes.

Según la Memoria de 2010, la organización atendió a 950.000 personas (un 15 por ciento más que en 2009) con ayuda para cubrir necesidades básicas.

Cáritas destacó que debido a la progresión de la crisis "cada año hay potencialmente más personas que necesitan ayuda de emergencia y la red pública de protección básica, que era débil, no sólo no ha aumentado, sino que disminuye y se erosiona".

Otro gran apartado de gasto para Cáritas son los programas de empleo, que incluyen formación y asistencia en la búsqueda, y que han atendido a casi 83.952 personas.

España sufre las consecuencias de una profunda crisis que mantiene estancada la economía y ha causado una gran destrucción de empleo con casi cinco millones de personas sin un puesto de trabajo.