Cartera morosa no desvela a bancos

Aunque preocupan el crecimiento y el deterioro en la calidad de pago del microcrédito, los establecimientos de crédito mantienen la calma.

El de hoy puede ser un día diferente para 7.900 deudores del sector financiero. Desde las 8:00 de la mañana y en ocho capitales del país podrán convenir con la central de cobros Covinoc un acuerdo, no sólo para pagar las deudas vencidas de sus créditos sino para borrar sus nombres de las centrales de riesgo crediticio a través de planes de pago, ofertas según su flujo de caja y la liberación de garantías.

Se trata de la tercera feria de normalización de cartera, que se extenderá hasta el 23 de junio y busca encontrarles soluciones a los responsables de un saldo en rojo que ya suma $27.000 millones y que afecta a 16 entidades financieras: BCH, IFI, Granahorrar, Fogafín, Bancafé, Banestado, Caja Agraria, Banco Santander, Concasa, Grupo Éxito (por medio de la tarjeta Tuya), Davivienda, BBVA, Bancolombia, Sufi, Colpatria y Covicheque.

Y aunque si bien se trata de una solución inmediata que puede aliviar las finanzas de un gran número de familias, su alcance se queda corto. Según cifras de la Superintendencia Financiera, la cartera vencida en el país ascendió a $8,19 millones en marzo con un ritmo de crecimiento anual del 31,5%. En lo que corresponde al segmento de los bancos (sumando los actores nacionales y extranjeros), la morosidad fue de $6,9 billones con un crecimiento al año superior al 50%.

“En general, la cartera ha tenido un comportamiento muy favorable debido a las reducciones en las tasas de interés, que ha acelerado la petición de créditos con costos más bajos. Y si bien la calidad ha aumentado, lo ha hecho a niveles muy manejables, alrededor del 3%. Se espera que este comportamiento siga fortaleciéndose, especialmente en el segundo semestre”, explica Camilo Pérez, gerente de Investigaciones Económicas del Banco de Bogotá.

Pero si bien ese crecimiento no altera las perspectivas de los estamentos financieros, sí hay cierta preocupación por el comportamiento de algunos segmentos, especialmente el de microcrédito. “Sus desembolsos vienen creciendo por encima de la cartera vencida a niveles del 30%. Preocupa mucho también el crecimiento de su cartera vencida, que el año pasado estaba en niveles del 2% y hoy se ha elevado a 6%”, comenta María Mercedes Cuéllar, presidenta de Asobancaria.

Esta preocupación coincide con la del Banco de la República, que en sus últimas reuniones ha recomendado evaluar la política de aprobaciones para evitar que el crecimiento de la cartera vencida llegue a niveles alarmantes.

Pero ese escenario, al menos en el mediano plazo, no aparece en las proyecciones de los bancos. “El endeudamiento de los hogares sí creció mucho en el último año, pero la cartera se encuentra en niveles muy buenos para la economía. De momento, no vemos un alto riesgo”, asegura Cuéllar.

[email protected]