La Casa Blanca se juega sus cartas

Las esperanzas de evitar un posible cese de pagos por parte de la economía más grande del mundo se mantienen vivas.

Un bus ingresa a la Casa Blanca con los senadores republicanos. / EFE

La Casa Blanca y los republicanos se acercaron a un acuerdo temporal para una extensión de corto plazo al límite de la deuda de Estados Unidos, lo cual aumenta las esperanzas de evitar un posible cese de pagos por parte de la economía más grande del mundo.

En medio de la presión mundial para lograr un acuerdo, el presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo que consideraría firmar una extensión de seis semanas a los préstamos de Estados Unidos que ofrece el liderazgo republicano en el Congreso. El acuerdo ofrecía una oportunidad para desactivar el tema una semana antes de la fecha límite para aumentar el límite de la deuda.

Los mercados financieros respondieron de forma favorable a las señales de una pausa en la rivalidad de Washington, con el S&P 500 aumentando 1,7% al mediodía y en camino a su mejor aumento de un día desde el inicio del año.

Sin embargo, la Casa Blanca dijo que tendría que ver una propuesta detallada y los líderes republicanos, que han sido atacados por los miembros del Tea Party, que no quieren acuerdos, también tendrán que asegurar los votos en el Congreso a favor de la medida.

“Tengo la esperanza de que Obama verá esto como una medida de buena fe para acercarnos a la mitad del camino y para iniciar una conversación”, dijo el vocero republicano de la Cámara de Representantes John Boehner, poco antes de una reunión con Obama en la Casa Blanca.

Jay Carney, vocero de Obama, dijo: “El presidente está satisfecho de que las cabezas más frías por fin parezcan prevalecer en la Cámara de Representantes, pero considera que sería mucho mejor para el Congreso aumentar el techo de la deuda por un período extendido de tiempo”.

Las señales de una tregua llegaron 10 días después de una línea retórica dura que había aumentado la incomodidad entre los líderes mundiales y los inversionistas. Li Keqiang, el primer ministro de China, expresó durante una cumbre en Asia la preocupación cada vez mayor de Beijing. China tiene invertidos en activos estadounidenses aproximadamente 60% de sus US$3,5 billones de reservas internacionales.

Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional, comentó: “Seis u ocho semanas sería bueno. Más, sería mejor”.

Los analistas lanzaron la advertencia de que mantener una tregua con respecto al límite de la deuda sería difícil, pues también dejará cerradas en paralelo grandes secciones del gobierno de los Estados Unidos.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Los empresarios toman la palabra