CE cree que medidas de austeridad no bastarán para países como España

"La austeridad por sí sola no va a solucionar los desafíos de economías que están sometidas a mayor presión, como el caso de la economía española", dijo Amadeu Altafaj.

La Comisión Europea (CE) aseguró hoy que las medidas de austeridad no serán suficientes para combatir la ralentización del crecimiento en países sometidos a mayor presión como España.

"La austeridad por sí sola no va a solucionar los desafíos de economías que están sometidas a mayor presión, como el caso de la economía española", afirmó en declaraciones a la prensa el portavoz económico de la CE, Amadeu Altafaj.

Según el portavoz, esa austeridad "tiene que ir acompañada necesariamente de reformas económicas para que haya más crecimiento y por lo tanto más empleo", como pone de manifiesto la ralentización del crecimiento en la Unión Europea (UE) que la Comisión espera para la segunda mitad del año.

Altafaj destacó la necesidad de llevar a cabo "reformas de nuestros modelos económicos para mejorar la productividad, la competitividad y el potencial de crecimiento".

"Como explicó (el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli) Rehn en mayo pasado, hay toda una serie de incertidumbres y riesgos, algunos de ellos se están materializando, sigue habiendo un nerviosismo importante en los mercados, los inversores siguen siendo reticentes a asumir ciertos riesgos", explicó.

Esto subraya, en opinión de la CE, la necesidad de reforzar el sistema de Gobierno de la zona euro, tener reglas más claras, más estrictas y que se apliquen, y también realizar reformas económicas no sólo políticas de austeridad, que puedan garantizar el crecimiento.

"Sin crecimiento es difícil imaginar una mayor estabilidad de la zona euro", agregó Altafaj.

En cuanto a las recetas para salir de la crisis, el portavoz sostuvo: "nunca he oído a la Comisión hablar de un déficit cero, he oído a la Comisión hablar de presupuestos equilibrados, los criterios son bien conocidos, los objetivos aceptados por los países también en el caso de España, el 3 % en 2013".

Asimismo, explicó que la solución reside en que los países cumplan lo que está pactado, ya que de lo contrario "es imposible garantizar que los mercados puedan tomar en serio las declaraciones y las promesas de los políticos".

El portavoz se pronunció también en la misma línea que el presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso, quien aseguró hoy desde Camberra que la economía de la UE crecerá de forma modesta, pero sin caer en una recesión y envió un mensaje de tranquilidad sobre la fortaleza del euro.

"Ya habíamos anticipado que en la segunda mitad de este año habrá una ralentización del crecimiento, pero no una recesión en ningún caso, no estamos en un escenario de una segunda recesión", recalcó Altafaj.

La directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, en cambio insistió este fin de semana en una entrevista con "Der Spiegel" en que existe un "inminente" riesgo de que la economía mundial vuelva a entrar en recesión.

El Ejecutivo comunitario discrepa, pero a la vez niega que haya divisiones respecto al FMI.

"No hay ninguna línea de división con el FMI" afirmó Altafaj y añadió que "puede haber diferencias a veces en los análisis de unos y otros, pero los objetivos son compartidos".

El portavoz explicó que "tanto el FMI como la UE comparten objetivos de mejorar la competitividad de la economía europea, de estabilizar el sistema financiero y de generar políticas de crecimiento que permitan crear más empleo".

Temas relacionados

 

últimas noticias