Cenit, afectada por caída de petróleo

Cenit, la filial de Ecopetrol que nació en 2012, especializada en el transporte y la logística de hidrocarburos, anunció que su plan de inversiones para 2019 supera los US$4 billones.

Thomas Rueda, presidente de Cenit. / Cortesía

La millonaria cifra estará enfocada, además de en el sostenimiento de los 9.000 kilómetros de oleoductos y poliductos por donde se mueve el crudo y los refinados que se producen en el país, en unos 10 proyectos puntuales.

Para los crudos, en el oleoducto Caño Limón-Coveñas, donde busca el incremento de capacidad de transporte hasta 250 kbd (miles de barriles por día). Con Ocensa Delta 35, en los segmentos 2 (Porvenir-Vasconia) y 3 (Vasconia-Coveñas), quieren subir 35 kbd y 40 kbd, respectivamente. Y San Fernando Monterrey, que asegura la evacuación de los campos Chichimene y Castilla hasta la estación de bombeo Monterrey y con capacidad de 390 kbd.

También está en la lista Magdalena Medio 100, que sube la posibilidad de transporte de crudo desde Ayacucho hasta Coveñas e incrementa el volumen de almacenamiento de crudo en Coveñas en 1.200 kbls. Aparece también Ocensa Potencia 135.

Y en cuanto a los refinados, está en las cuentas Galán-Sebastopol 305, Costa Norte-Galán, que aumenta el tamaño operativo a 130 kbd del sistema Pozos Colorados hasta Galán y en donde se movilizan 100 kbd de nafta y 30 kbd de ACEM o gasolina. Junto a estos figura Diluyente 120, que amplía la capacidad de transporte de diluyente a 120 kbd.

Thomas Rueda, presidente de Cenit, advirtió que hay dos proyectos estratégicos para el negocio y su desarrollo: Olecar, con una posibilidad de movilizar desde 170 a 300 kbd, y OAP-Oleoducto al Pacífico, que tiene una capacidad desde 250 a 400 kbd.

Rueda dejó claro que, a pesar de ser ambicioso, el presupuesto de inversión tendrá recortes desde el próximo año, que se sentirán con más fuerza en 2016, 2017 y 2018. “Tenemos que esperar los resultados de la junta de Ecopetrol el 12 de diciembre. Por ahora no habrá impacto en 2015, pero sí en los años venideros”. La causa son los bajos precios del petróleo, que esta semana tocaron mínimos de los últimos cinco años, promediando los US$66 por barril.

El directivo recordó además que “aún se tiene mucha tubería vieja”, por lo que para ser más eficientes es necesaria la inversión. Sin embargo, recordó que siguen lidiando con los ataques terroristas a la tubería, un flagelo que este año hizo que el país no cumpliera con la meta de producción del millón de barriles por día, baja acompañada de los pocos hallazgos y reservas probadas de las compañías. “No invertimos si la industria no tiene los barriles para transportar. Por eso esperamos subir la capacidad de transporte a 1,4 millones de barriles por día a 2015. Es la capacidad suficiente para los años que vienen en Colombia”.

Temas relacionados