A Chía le faltan alcantarillas

Los habitantes del sector de Río Frío, uno de los más afectados por la pasada ola invernal en el municipio de Chía, no están convencidos de que las obras de mitigación que viene adelantando la Alcaldía Local eviten que el agua vuelva a entrar a sus casas.

Aunque ayer el alcalde de Chía, Orlando Gaitán, aseguró que las intervenciones con dragados, compuertas y nuevos jarillones en el río Frío y en el río Bogotá evitarán inundaciones, el veedor ciudadano y líder de la comunidad Manuel Pallares advierte que se trata de obras provisionales sin efecto a largo plazo. Explica que los barrios aledaños al río Frío vienen padeciendo inundaciones desde hace seis años: cada vez que hay una nueva creciente, el agua sobrepasa las salidas de las alcantarillas y se devuelve por el sistema de alcantarillado, llegando hasta las casas.

Desde hace seis años los habitantes del sector vienen pidiendo a la Alcaldía y a la empresa de acueducto, Hydros Chía, que hagan las adecuaciones necesarias, pero la reciente temporada invernal, que dejó 1.600 familias afectadas en el municipio, demostró que no se habían tomado las medidas . Así lo reconoció el secretario de Gobierno local, William Tamayo, quien señala que es necesario hacer un nuevo alcantarillado, pero que le corresponde a Hydros Chía. Por eso apenas se están construyendo unas compuertas para detener el agua, debido a las lluvias que se avecinan.

Y mientras el municipio continúa con un alcantarillado diseñado para 20 mil habitantes y hoy cuenta con más de 150 mil, la Alcaldía sigue otorgando licencias de construcción para nuevos moradores. Los habitantes del municipio exigen la renovación de la red de alcantarillado porque, como dice Pallares, el agua no espera que los alcaldes tomen decisiones.

Temas relacionados
últimas noticias

La distorsión del microcrédito