China descartó dar estímulos económicos

El primer ministro chino, Li Keqiang, dijo que no actuará para impulsar la economía mientras haya suficiente empleo y no se presenten grandes fluctuaciones.

El primer ministro chino, Li Keqiang, dijo que se centrará en el desarrollo de largo plazo. / AFP

China no acudirá a medidas de estímulo de corto plazo luego de las fluctuaciones temporales en el crecimiento, prometió el primer ministro Li Keqiang, al tiempo que las cifras de comercio arrojaban nuevas señales de presiones en la segunda economía más grande del mundo.

Las importaciones y exportaciones de China en marzo se contrajeron en comparación con el año anterior, generando preocupaciones con respecto a la desaceleración en una economía que ha hecho la contribución más grande al crecimiento mundial desde la crisis financiera de 2008.

En un discurso durante un foro en la isla tropical china de Hainan, Li reconoció algunos de los retos que enfrenta la economía, pero insistió en que su gobierno es capaz de mantener el crecimiento mientras implementa difíciles reformas para crear una base más sostenible.

“El giro positivo en la economía de China no está en un terreno sólido aún, la presión a la baja todavía existe y las dificultades en algunos campos no deben subestimarse”, dijo. Sin embargo, “las condiciones están listas para que la economía de China logre un crecimiento sostenido y firme”, añadió. “Tenemos las capacidades y la confianza para mantener la economía funcionando dentro del rango apropiado”.

China debe publicar el miércoles las cifras del Producto Interno Bruto para el primer trimestre y la mayoría de los economistas pronostican que mostrarán una aguda caída con respecto al crecimiento de 7,7% para el cuarto trimestre del año pasado.

La mayoría de los analistas esperan que China crezca aproximadamente 7,4% este año, que es el ritmo más lento desde 1990 cuando el país estaba bajo sanciones internacionales luego de la masacre en la plaza Tiananmen.

El jueves, Li dijo que el objetivo del Gobierno de “aproximadamente” 7,5% del PIB este año era flexible, y Pekín no actuaría para impulsar el crecimiento siempre y cuando hubiera “suficiente empleo y no hubiera grandes fluctuaciones”.

Desde que asumió el gobierno el año pasado, la administración de Li ha desestimado los objetivos tradicionales del PIB y la prioridad en su agenda han sido la creación de empleo y la reforma del modelo de crecimiento de China.

Durante las últimas semanas, el Gobierno ha anunciado una serie de iniciativas para impulsar el gasto en infraestructura y fortalecer un crecimiento que pierde vigor, pero se ha abstenido del tipo de estímulos masivos que reveló poco después de la crisis financiera mundial.

“No vamos a acudir a políticas de estímulo de corto plazo sólo porque hay fluctuaciones temporales en la economía, y pondremos más atención a un desarrollo sólido en el mediano y el largo plazo”, dijo Li el jueves.

Las cifras comerciales publicadas ayer arrojaron que las exportaciones de China cayeron 6,6% en marzo con respecto a un año anterior, lo cual no cumplió los pronósticos de expertos de un aumento de 4,9%.

Las importaciones cayeron todavía más, contrayéndose 11,3% con respecto a hace un año y enviando una ola de nerviosismo en los mercados de capital y commodities.

En su discurso, el primer ministro Li defendió la rápida implementación de la Alianza Económica Regional Comprehensiva (AERC) como una forma para impulsar el crecimiento en China y en la región.

Se espera que la AERC cree una zona de comercio que se extienda de Nueva Zelanda a India e incluya a China, Japón, Corea, Australia y los 10 países miembros de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN).

Temas relacionados

 

últimas noticias

Los empresarios toman la palabra