China, el nuevo aliado argentino

El país asiático le ha prestado más de US$2.600 millones al país suramericano. La millonaria cifra le permitiría al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner pagar sus acumuladas deudas.

Cristina Fernández de Kirchner, presidenta de Argentina. / AFP

Por primera vez en cinco años las reservas en moneda extranjera del país, que tiene necesidad de dinero, aumentaron US$2.400 millones y llegaron a US$33.800 millones en el primer semestre. A pesar de la caída de las exportaciones, Argentina pudo recurrir a permutas cambiarias por un monto estimado de US$2.600 millones con el banco central de China a los efectos de incrementar las reservas de dólares, según Bank of America Corp.

Eso contribuye a asegurar que Argentina tendrá recursos para hacer pagos de deuda bajo ley local por US$6.300 millones en el segundo semestre de 2015, según Goldman Sachs Group Inc. y UBS Wealth Management. Argentina, que ha evitado recurrir a los mercados internacionales de deuda desde su impago de 2001 y se encuentra sumida en un estancamiento económico, firmó en julio un acuerdo de permutas cambiarias de US$11.000 millones con el Banco Popular de China.

“Con la ayuda de ese financiamiento extraordinario han logrado estabilizar las reservas brutas”, dijo desde Nueva York Mauro Roca, un economista de Goldman Sachs. “El resultado es que hay suficientes reservas para seguir pagando los intereses de la deuda”.

Los US$6.300 millones de bonos de Argentina bajo ley local con vencimiento en octubre, conocidos como Bodens, han trepado 4,3% respecto del nivel de marzo, que fue el más bajo del año, y se negocian por encima del valor nominal, según datos de Bloomberg. Eso puede compararse con un promedio de declinación de precios de 1,2% de los mercados emergentes, según datos de JPMorgan Chase Co.

“Estabilidad artificial”

Si bien el aumento de las reservas facilitará el pago de octubre, no habrá una caída posterior importante, porque alrededor de la mitad de los bonos está en manos argentinas, mientras que la otra mitad se encuentra en el exterior, dijo el miércoles el ministro de Economía, Axel Kicillof.

“Argentina tiene el doble de reservas que se decía que tendríamos”, dijo en una entrevista del canal de televisión argentino CN23. “Nuestra estabilidad económica molesta. No hay duda de que pagaremos el Boden 2015”.

Un juez estadounidense le ha prohibido al país suramericano hacer pagos de su deuda externa desde junio de 2014 hasta que el país llegue a un acuerdo con acreedores de su impago de 2001.

Para Marco Buscaglia, de Bank of America, las reservas argentinas podrían tener una “estabilidad artificial”.

Destaca las llamadas reservas netas, que excluyen los depósitos bancarios, y el dinero de China, que es para operaciones. Según esa medición, las reservas del país son en realidad de US$16.500 millones, un 19% menos que hace un año, dijo.

“Las reservas netas son muy bajas, demasiado bajas para un país de las dimensiones de Argentina”, dijo desde Nueva York Buscaglia, economista jefe para América Latina de Bank of America.

Exportaciones agrícolas

Por otra parte, dados los abultados próximos pagos de deuda y pasada la temporada de cosecha del país, las reservas de Argentina declinarán en el segundo semestre. Las materias primas agrícolas, entre ellas la soja, representan alrededor de la mitad de los ingresos por exportaciones del país.

Para Alejo Czerwonko, de UBS Wealth Management, la amortiguación que proporcionó China sigue siendo una ventaja. Venezuela, en cambio, tiene apenas US$16.300 millones de reservas en moneda extranjera.

“No es Venezuela”, dijo Czerwonko desde Nueva York. Argentina tuvo “éxito en lo relativo a apuntalar las reservas mediante vías que pueden criticarse con facilidad y que no son sostenibles, pero que, para bien o para mal, funcionaron”.