China enfrenta escasez de dinero

Los temores sobre el excesivo apalancamiento llevaron al banco central a frenar los préstamos al sistema financiero.

El banco central de China busca reducir el crédito en 18%.
El banco central de China busca reducir el crédito en 18%.

La escasez de efectivo se profundizó ayer en China, luego de que el banco central retuviera el dinero para el sistema financiero y pusiera presión sobre los bancos, que están sobrecargados.

Las tasas de préstamo interbancario aumentaron más de 200 puntos base, generando un nuevo punto récord de casi 8% para los préstamos de máximo un mes. Este es el indicio más reciente de cómo se ha reducido el crédito en China.

La razón principal para el apretón ha sido la poca disposición del banco central para inyectarle liquidez al mercado monetario, poniendo a los bancos en una situación precaria, pues esperaban que Pekín los apoyara con grandes aportes de efectivo, tal como solía hacerlo.

Como una señal de que la escasez de efectivo podría tardar un buen tiempo, el Diario Chino de Títulos Valores, de corte oficial, publicó un editorial asegurando que el país estaba en un punto de giro en su política monetaria: “No podemos utilizar un crecimiento tan rápido en el abastecimiento de dinero como antes, ni podemos acelerarlo para promover la expansión económica. Las autoridades deben controlar el ritmo del crecimiento en el abastecimiento de dinero”.

Las tasas de préstamo interbancario comenzaron a aumentar a principios de junio, antes de un feriado público que hubo la semana pasada. Es un patrón normal antes de los festivos en China, cuando la demanda de efectivo aumenta. Los banqueros y los analistas habían esperado que las tasas cayeran cuando el país volviera a trabajar.

En cambio, durante los últimos cinco días laborales el banco central se ha mantenido al margen del mercado, rehusándose a proveer las inyecciones de efectivo a corto plazo que los bancos esperaban ver. El martes, el Banco Popular de China generó más presión al retirar 2.000 millones de yuanes renminbi (US$325 millones) del mercado.

“La única explicación es que el banco central quiere enviarles la advertencia a los bancos comerciales y a otros generadores de crédito de que la expansión crediticia descontrolada, en particular en la banca de sombras, no gozará de un acomodo por parte del Estado”, dijo Na Liu, de CNC Asset Management.

El crecimiento promedio del crédito en China llegó este año a una cifra que está entre el 22% y el 23%, que es un aumento con respecto al 20% de 2012. Esto luego de un aumento en los préstamos de banca en las sombras, por parte de compañías fiduciarias y de bancos, utilizando vehículos que están por fuera de sus balances.

Wang Tao, economista de UBS, dijo que el objetivo del banco central podría ser la disminución del crédito a una cifra de entre 17% y 18% para limitar el apalancamiento acumulado en la economía.

El banco central tiene muchas herramientas para otorgar liquidez a los mercados si es necesario, desde inyectar dinero a corto plazo hasta acudir a las reservas que requieren los bancos más pequeños; sin embargo, Wang advirtió sobre las consecuencias de un apretón regulatorio, que pueden ser difíciles de predecir por la complejidad cada vez mayor de los mercados financieros de China.

Temas relacionados