China promete reformas decisivas

La reunión de los líderes más importantes del Partido Comunista reiteró su compromiso con un papel fuerte del Estado en la economía.

El gobierno chino alista reformas económicas con proyección a 2020. / EFE

El Partido Comunista de China, luego de una reunión de cuatro días en la que se esperaba trazar la política del país para la próxima década, prometió reformas “decisivas” en áreas clave para 2020, pero dio pocos detalles con respecto a qué implicaría un programa de este tipo.

La reunión de los líderes más importantes del Partido Comunista reiteró su compromiso con un papel fuerte del Estado en la economía. Sin embargo, hubo pocas propuestas concretas para aquellos que tenían la esperanza de ver movimientos de reforma en las áreas económica y financiera.

“El objetivo general es completar y desarrollar el sistema socialista con características chinas y promover la modernización del sistema de gobierno y su habilidad para gobernar”, dijo Xinhua, la agencia de noticias del Estado, en su cuenta de Weibo (una plataforma similar a Twitter), en el resumen que hizo de las decisiones del pleno.

El mercado jugará un papel “decisivo” en la distribución de los recursos, pero la propiedad pública seguirá siendo dominante, añadió, en un cambio que algunos creen podría anunciar reformas en el mercado.

China también establecerá un comité de seguridad del Estado, para “completar las estructuras de seguridad de la nación y su estrategia, y para proteger la seguridad del país”, dijo Xinhua, sin ofrecer más detalles. Cuando nombró hace un año a los actuales líderes, el partido redujo la importancia del portafolio legal y de seguridad al no asignárselo explícitamente a uno de los siete líderes más importantes que conforman el buró político del Comité Central del Partido Comunista, por los temores que generó que el anterior zar de seguridad, Zhou Yongkang, hubiera acumulado demasiado poder durante su dirección.

Los funcionarios de China habían descrito la reunión como una preparación del terreno para posteriores reformas económicas, en particular la liberalización de la moneda y de las tasas de interés, un relajamiento de las restricciones para que los ciudadanos se asentaran en las ciudades y medidas para acelerar la consolidación de la tierra, con el objetivo de lograr un sector agropecuario más moderno.

Desde el verano se ha dado una amplia persecución a disidentes e influyentes comentaristas de internet, así como a opositores políticos y funcionarios que fueran acusados de corrupción. Esto ha reducido las expectativas de que en el pleno se dé una reforma política. El presidente Xi Jinping ha dicho en discursos internos que su prioridad es mantener el gobierno único del Partido Comunista.