China revierte desaceleración

Las buenas cifras de crecimiento de la economía asiática ayudaron a las bolsas globales. Un 7,8% que se necesitaba.

La economía de China enfrenta varios cambios fundamentales en los que está trabajando, entre ellos la sobrecapacidad de su aparato industrial. / AFP

La economía de China se expandió 7,8% en el tercer trimestre con respecto al mismo período del año pasado, lo cual implica una aceleración con respecto al segundo trimestre, cuando creció 7,5%.

El aumento en la segunda economía más grande del mundo fue en buena medida el resultado de los esfuerzos gubernamentales por fortalecer el crecimiento con una política monetaria más flexible y un “miniestímulo” de inversión en infraestructura, como los sistemas de ferrocarriles y los trenes subterráneos.

El fuerte cambio que hubo con respecto a la desaceleración del crecimiento de China en el primer semestre generará optimismo entre los inversionistas y exportadores, desde Australia y Alemania hasta Brasil, y debería fortalecer la confianza luego de un trimestre en el que muchos mercados en desarrollo fueron golpeados por temores en torno a un posible apretón de la política monetaria en Estados Unidos.

No obstante, como señal de que el fortalecimiento puede no durar hasta los próximos trimestres, las cifras publicadas el viernes por la Oficina Nacional de Estadística de China demostraron que el crecimiento en la actividad industrial, las ventas comerciales y la inversión en activos fijos se desaceleró ligeramente en septiembre con respecto a meses anteriores.

La producción industrial en septiembre aumentó 10,2% con respecto a un año antes, que es una reducción cuando se compara a la expansión de 10,4% de agosto, mientras la inversión en activos fijos y las ventas comerciales desaceleraron recientemente y crecieron 20,2% y 13,3%, respectivamente.

“Creemos que esta debilidad en el impulso se extenderá hasta el cuarto trimestre y seguirá en 2014. Nuestra opinión ha sido que la fuerte aceleración en la producción industrial de julio y agosto no se sostendría, pues reflejaba el reabastecimiento y una aceleración temporal en la inversión en infraestructura”, dijo Jian Chang, un economista de Barclays, antes de la publicación de las cifras el viernes.

“La economía de China enfrenta varios cambios fundamentales. Entre ellos la sobrecapacidad industrial, los riesgos financieros y fiscales, la más reciente burbuja inmobiliaria y una caída en la tasa potencial de crecimiento”.

El crecimiento en la economía de China se ha desacelerado en 11 de los últimos 14 trimestres, cayendo de una tasa de expansión de casi 12% a comienzos de 2010.

En 2012, China creció 7,8% todo el año, el ritmo más lento en los últimos 13 años.

Si la tasa cae por debajo de 7,6% para todo este año será el desempeño más débil de la economía desde 1990, cuando el país enfrentó sanciones internacionales luego de la masacre de 1989 en la plaza de Tiananmen.

Otras cifras del último mes incluyen el índice de compras de gerencia, que se observa muy de cerca, el consumo eléctrico y las exportaciones. Todas fueron decepcionantes. Las exportaciones se contrajeron 0,3% con respecto a hace un año, en comparación con el crecimiento promedio de 6% durante los dos meses anteriores.

De todas formas, el fuerte aumento del tercer trimestre ha estimulado la confianza en que Pekín puede evitar una “caída fuerte” y desordenada, para una economía que aún se expande a una tasa que es la envidia de casi cualquier otro país en el mundo.

Temas relacionados