China sigue siendo motor económico global

El país asiático representa alrededor del 15% del producto mundial.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) China crecerá 6% en 2015

Una China en crecimiento salvó a la economía global de la recesión, pero una China en desaceleración podría no llevarla a la depresión.

La segunda mayor economía del mundo crecerá 6,8% este año y se encamina a crecer 6% en 2017, pronostica el Fondo Monetario Internacional. Es la mitad del 14% de 2007 y está muy por debajo del 10% de 2010.

La desaceleración sin duda afectará el crecimiento global, dado que ahora China representa alrededor del 15% del Producto Interno Bruto mundial. Una desaceleración a 7% bastaría para reducir 0,5 puntos porcentuales una expansión que ya es escasa en el resto del mundo, según Capital Economics Ltd.

También es importante la forma de esa desaceleración, según Luis Kuijs, economista jefe para China de Royal Bank of Scotland Group Plc. Un desplazamiento de sectores basados en la importación, como bienes raíces e inversión empresarial, afectará a los socios comerciales del país.

“Los volúmenes de importación han sido muy débiles, por lo que afectan al resto del mundo”, dijo Kuijs, que reside en Hong Kong. Los países productores de materias primas, como Australia y los vecinos asiáticos, parecen ser los más afectados.

De todos modos hay razones para el optimismo y para pensar que China seguirá siendo un motor de la economía mundial.

En primer lugar, sus dimensiones pronto superarán los US$11 billones, en comparación con US$2 billones de hace una década. Andrew Kenningham, de Capital Economics, dice que eso significa que seguirá representando el 30% del crecimiento global en los próximos cinco años, más que el promedio de 28% desde 2000. En términos de dólares, es un aporte mayor que el de cualquier otra economía.

Es por eso que puede crecer de forma más lenta y de todos modos seguir proporcionando un gran impulso. Otro motivo para no preocuparse es que buena parte de la desaceleración ya se ha producido, pese a lo cual otras economías siguieron funcionando.

Una menor demanda china también podría resultar bienvenida en algunos lugares. Dado que China consume más del 10% del petróleo del mundo, los importadores se verían beneficiados por la caída de los costos de la energía. Como los importadores suelen gastar más que los productores de energía, eso respaldaría la expansión en otros lugares.

Ding Shuang, jefe de análisis económico para la Gran China de Standard Chartered Plc., dice que la modernización de la economía también ayudará a otros. Los estados serán algunos de los beneficiados conforme China demande más servicios financieros, dice.

Sin duda Apple Inc. no siente una desaceleración, ya que las ventas del iPhone en la Gran China superaron las de Estados Unidos por primera vez en el último trimestre. “El ritmo del crecimiento en China es muy superior al de la mayor parte del mundo”, dijo a Bloomberg esta semana Luca Maestri, el máximo responsable financiero.