“En cinco años Colombia consumirá más carne de cerdo que de res”: Carlos Maya

El presidente de la Asociación de Porcicultores anunció que el gremio ahora se llamará “Pork Colombia”.

Carlos Maya, presidente de Pork Colombia. / Cortesía
Carlos Maya, presidente de Pork Colombia. / Cortesía

La Asociación Colombiana de Porcicultores anunció este viernes un cambio de imagen. Ahora se llamará Pork Colombia, en un intento por atraer a la “nueva generación de consumidores y generar un vínculo más cercano con ellos”, de acuerdo con Carlos Maya, presidente ejecutivo de la asociación.

Asimismo, explicó que usar un nombre en inglés (“Pork”, que significa cerdo) va enfocado a “abrir puertas en el mercado externo y que se empiece a mostrar cómo estamos pensando de forma global”. Maya, en diálogo con El Espectador, también se refirió al buen momento que atraviesa el sector productor de carne de cerdo.

Según las cifras del gremio, el sector porcicultor se ha duplicado en los últimos seis años y la proyección es que se duplicará de nuevo en siete u ocho años. “Pasamos de consumir cuatro kilos de carne de cerdo per cápita al año a ocho kilos, pero el potencial es gigante. Países con características similares al nuestro consumen entre 15 y 20 kilos per cápita”, aseguró Maya.

La apuesta del sector, del que viven cerca de 130.000 familias porcicultoras, es superar el tercer lugar en consumo que tienen, después del pollo y la carne de res. De este último producto, el país consumo cerca de 18 kilos per cápita al año. “En menos de cinco años vamos a estar consumiendo más carne de cerdo que de res, porque no sólo crecen la producción y el consumo, sino porque el precio de la carne de res viene incrementando”.

Finalmente, se refirió a que uno de los mayores retos es la educación de consumidor, que hoy busca un estilo de vida saludable, con bajo consumo de grasa. En ese sentido, Maya aseguró que los porcicultores aplauden la entrada en vigencia del Decreto 1500 de 2007, que reglamentó la cadena de producción de carnes. (Lea Carne subiría de precio por norma sanitaria).

“Es un paso que desde hace rato debía darse, porque es una norma que construye formalidad y una producción adecuada. La informalidad es uno de nuestros peores enemigos porque genera riesgos ambientales y para la salud y una mala imagen. Hoy el consumidor es mucho más exigente e intolerante a los malos manejos (de alimentos)”.

 

últimas noticias

China celebra 40 años de reformas económicas

Proveedores de internet, más transparentes

Siguen cayendo las licencias de construcción