Claro debe pagar $20 mil millones a Movistar

La Superintendencia de Industria y Comercio decretó medidas cautelares contra la empresa de Carlos Slim por no haber cumplido, durante los tres primeros meses del año, con las tarifas de interconexión entre operadores.

Según la ley colombiana, en 2015 Claro debe pagar $32,88 por cada minuto que utilice la red de Movistar y Tigo, mientras que estos deben pagar $19,01. / Bloomberg
La decisión de la Superintendencia de Industria y Comercio de decretar medidas cautelares contra Claro “por incumplir la regulación sobra cargos asimétricos de interconexión (lo que debe pagar un operador por utilizar la red del otro)”, es el nuevo capítulo de la engorrosa relación entre esta compañía y sus competidores.
 
Este proceso se llevó a cabo luego de que Telefónica instaurara la solicitud ante la entidad alegando que “Comcel (Claro) estaría incurriendo en actos de competencia desleal derivados del incumplimiento de la regulación expedida por la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) sobre cargos asimétricos por acceso, uso e interconexión de redes”.
 
Todo empezó luego de que en enero del año en curso la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), en vez de eliminar los cargos asimétricos, disminuyó estas tarifas pero manteniéndolas más altas en los casos en los que Claro utilizara la red de los otros operadores.
 
Según fuentes cercanas al caso, la empresa del magnate Carlos Slim desconoció la nueva normatividad y cobró, en los primeros tres meses de este año, $32,78 a Movistar por el uso de su red —lo mismo que debe pagar Claro por utilizar la de Tigo y Telefónica— y no los $19,01 reglamentados.
 
El superintendente de Industria y Comercio, Pablo Enrique Robledo, aseguró que “la SIC encontró que la regulación sobre cargos asimétricos se encuentra vigente, como lo certificó la propia CRC, y por ende ordenó a Comcel cumplir con su obligación de conciliar económicamente las cifras de uso de la red entre Telefónica y Comcel”.
 
Como consecuencia de la medida, de obligatorio cumplimiento, explicó Robledo, “los meses que han corrido de 2015 deberán ajustarse para ser liquidados y se debe conciliar el uso de las redes de interconexión teniendo en cuenta los cargos asimétricos”.
 
Por esta infracción, la multinacional deberá pagar más de $20 mil millones, dinero que deberá ser invertido por Movistar en mejoras para los usuarios, así como en conectividad para los estratos uno y dos.
 
Ante las declaraciones entregadas en días pasados por el presidente de Claro, Juan Carlos Archila, al diario La República, en las que aseguraba que se estaban pagando subsidios injustificados a operadores de igual tamaño, el presidente de Telefónica Colombia, Alfonso Gómez, manifestó que “todos estamos obligados a cumplir con la regulación y Claro la estaba incumpliendo. No es el momento para decir si la regulación es buena o mala, hoy estamos hablando de que Claro debe ceñirse a la ley”.
 
La firma explicó en días pasados que la CRC no fue clara con la forma como debían ser  pagados  los cargos y que en más de cinco ocasiones pidió al ente regulador la explicación del contenido de la resolución, según la compañía, sin éxito.  
 
A propósito de las medidas cautelares,  Comcel aclaró que “cumplió a cabalidad con la regulación de cargos de acceso asimétricos con todos los operadores durante dos años, 2013 y 2014, incluyendo a Movistar y a Tigo, lo que representó subsidios para estas compañías por más de $250 mil millones”.
 
Y entre otras, aclaró que “como empresa respetuosa de la regulación y las autoridades colombianas, Comcel seguirá el proceso de la medida cautelar entre tanto se da la decisión de fondo sobre esta controversia por parte de la Comisión de Regulación de Comunicaciones”.
 
Esta sanción es un nuevo golpe para la imagen de Claro, pues más allá de que los cargos asimétricos sean o no los más aptos para equilibrar el mercado, esta empresa es la primera en la lista de las más castigadas por acciones como la violación del régimen de producción de usuarios. Así mismo, recibió hace menos de dos años una condena histórica por más de $80 mil millones por la venta de equipos sin bandas abiertas y por el incremento artificial de las cifras de portabilidad numérica. 
 
Esta decisión se conoció un día después de que la misma entidad ordenara a Tigo y a Movistar eliminar el saludo de bienvenida a su red que escuchaban los usuarios de Avantel al llamar a líneas adscritas a estas empresas y justo uno antes de que llegara a Barranquilla el cable de fibra óptica de Claro.

 

últimas noticias