Colfecar destapa cartas sobre política de combustibles

Abandonar el incremento mensual para ir a un alza trimestral, semestral o anual.

Los propietarios de los camiones agremiados en la Federación Colombiana de Transportadores de Carga por Carretera (Colfecar) descubrieron sus propuestas para el manejo del precio de los combustibles.

El gremio indicó que tiene seis propuestas donde  contempla la incorporación del costo de producción en el cálculo de los precios de gasolina y ACPM, un ajuste en la política de biocombustibles, evaluación de precios diferenciales para el precio del diesel en el transporte de carga, racionalización de impuestos y un análisis de la metodología actual frente a los acuerdos de estabilización de precios. Colfecar propone, entre otras cosas, determinar precios con mayor margen de tiempo. Abandonar el incremento mensual para ir a un aumento trimestral, semestral o anual.

El presidente de Colfecar, Juan Carlos Rodríguez, aseguró que los transportadores han participado activamente en las mesas técnicas con la determinación de ser propositivos en la política y cálculo de los precios de los combustibles en Colombia.

“Hemos reiterado nuestra postura institucional de la necesidad de una racionalización en los precios de los combustibles que permita mejorar la competitividad en las actividades desarrolladas por los transportadores en el país”, sostuvo Rodríguez, en un comunicado de prensa del gremio.

La necesidad de incorporar el costo de producción en el cálculo de los precios de los combustibles se hace necesario por cuanto la política actual en materia de combustibles se sustenta en el costo de oportunidad para que los productores del combustible les sea reconocido un precio a mercado internacional, explicó el dirigente gremial.

Dijo que determinar el precio de los combustibles basado en el costo de oportunidad, incentiva la actividad petrolera generando atracción de inversión extranjera directa (IED) e inversión nacional al encontrar un alto margen de ganancia.

“Esta política tiene un enorme impacto para los consumidores de combustibles en el país, los cuales deben pagar a un precio muy por encima del costo de producción de este insumo, además de tener que importar un porcentaje de la producción para consumo debido a las deficiencias de capacidad y calidad de las refinerías del país”, precisó en el comunicado.

Colfecar considera que pagar un oneroso precio por el combustible siendo este un insumo indispensable para el sector del transporte y facilitador de las actividades diarias de la economía, genera en el país una menor competitividad y menor bienestar social.

“En la actualidad a Ecopetrol le cuesta producir un galón de ACPM menos de 2.500 pesos, obteniendo una ganancia de no menos del 116 por ciento, margen de ganancia que a nuestro juicio puede racionalizarse”, explicó Rodríguez.

Colfecar asegura que los colombianos deben pagar un combustible más costoso debido a la mezcla de ACPM con biodiesel, ya que si se vendieran los combustibles, ACPM y gasolina puros, el precio que los transportadores pagarían seria de menor cuantía del valor actual que incluye la mezcla y el financiamiento de la política de biocombustibles lo cual conlleva a pagar un combustible más oneroso por este concepto.

Para el dirigente gremial, el uso del biodiesel impacta desfavorablemente la vida útil de los filtros de combustibles de los vehículos, reduciéndose de 18.000 a 12.000 kilómetros. De la misma manera, implica mayor costo de mantenimiento por el lavado de los tanques de combustible, al menos cuatro veces cada año. “La sensibilidad del biodiesel a diferentes patologías, y las condiciones como actualmente se lleva al consumidor final han impactado especialmente al vehículo usado para el transporte de carga en el país”.

Colfecar propone que el precio del combustible con mezcla no sobrepase por ningún motivo, el precio de venta del combustible puro, y que este diferencial en caso de ser mayor al precio del combustible con mezcla en el cálculo, lo asuman los productores.

l gremio indica que los productores de biocombustibles han sido beneficiados con subsidios a su producción y se les ha brindado un escenario en el que se exige actualmente una mezcla obligatoria entre el 8 y 10%, mientras que el gobierno recibe beneficios tanto por el ingreso al productor de los combustibles como por la vía de impuestos.

Más impuestos, menos competitividad

Colfecar considera que el recaudo impositivo por medio del consumo de los combustibles en el país, en el caso del ACPM de $1.310,25 equivalentes al 15,68% del precio del galón por concepto de Impuesto Nacional y sobretasa; en el caso de la gasolina de $2.176,89 equivalentes a 25,41% del precio del galón por los mismos conceptos, lo que es altamente dispendioso y excesivo.

Dicha carga impositiva, se supone en buena parte destinada a la inversión en infraestructura; sin embargo, dichos impuestos no se correlacionan con el estado de la infraestructura vial que generan un costo adicional al del combustible”, aseveró Rodríguez.

La Federación de transportadores le propone al legislativo que evalúe el valor del Impuesto Nacional para la gasolina y ACPM actualmente en $ 1.096,5, teniendo en cuenta que este unificó el IVA y el impuesto global y que además se incrementó en 61,45 pesos para el ACPM con la reforma tributaria del año 2012. Lo anterior, con el objeto de que sea reducido su valor al menos en lo que antes se conocía como Impuesto Global, impuesto que antes de ser unificado tenia justificaciones poco valederas.