Colombia busca fortalecer relación comercial con Marruecos

La canciller María Ángela Holguín se reunió con su homólogo marroquí, Salahedín Mezuar.

La canciller María Ángela Holguín se reunió con su homólogo marroquí, Salahedín Mezuar, con quien estudió la forma de estrechar la relación bilateral y ofrecer a Marruecos la experiencia colombiana en materia de comercio y sobre todo de seguridad.

Holguín, que permanecerá cuatro días en Marruecos, explicó a Efe que Colombia, gracias a su amplia experiencia en la lucha contra las drogas y los grupos armados en general, ha puesto a disposición de varios países africanos su experiencia en seguridad de puertos, intercepciones marítimas, fortalecimiento policial y lucha contra la droga y los carteles en general.

Marruecos -explicó Holguín- ya ha participado en dos sesiones de formación en Bogotá, y Colombia se ofrece ahora a capacitar a funcionarios ante una eventual fusión de los organismos de inteligencia de los distintos organismos policiales para mejorar el conocimiento de los carteles y optimizar el combate contra ellos.

Del mismo modo, Holguín puso a disposición de su colega marroquí la experiencia colombiana a la hora de mejorar el clima de negocios, al insistir en que su país es el segundo de América Latina con un mejor entorno para el inversor.

Colombia, que reabrió su embajada en Rabat hace solo cuatro meses y comparte el edificio de la cancillería con la Embajada de Chile, en una óptica de reducción de costes, aspira ahora a abrir, a ser posible en el primer trimestre de 2014, una oficina comercial conjunta con los otros países de la Alianza del Pacífico (México, Perú y Chile).

Esta experiencia de oficinas conjuntas ya existe además en Ghana, como embajada, y en Estambul, como oficina comercial, y Holguín se congratuló de que la Alianza del Pacífico, "que ya tiene a 20 países asociados como observadores", haya resistido bien a los cambios de gobierno y de signo político en Perú y México.

Holguín presidirá a partir de la tarde del viernes y hasta el domingo en la ciudad marroquí de Marrakech un "cónclave" de embajadores colombianos en África y Oriente Medio, similar a otras que se han hecho para los embajadores en Asia y de Europa.

"Oír a los embajadores es importante, ellos comprenden mejor la dimensión" de lo que sucede en sus países, a veces distorsionada por la distancia, explicó; por otro lado, se trata de transmitir desde la Cancillería la política exterior colombiana en los últimos meses de la presidencia del presidente Juan Manuel Santos.

Temas relacionados