"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 9 horas

Colombia, en la era del 4G

Claro, Movistar, Tigo (en conjunto con ETB), Avantel y DirecTV se quedaron con el negocio para expandir la nueva tecnología. El Estado obtuvo ingresos por $770.530 millones.

El ministro de las TIC, Diego Molano (centro), anunció a los ganadores de la subasta. / Óscar Pérez
El ministro de las TIC, Diego Molano (centro), anunció a los ganadores de la subasta. / Óscar Pérez

Hay momentos en los que el rumor se convierte en ley. Sobre todo cuando la información sobre un hecho trascendental se restringe de tal forma que algunos detalles comienzan a saberse a cuentagotas. Uno de ellos se vivió ayer en el Hotel AR Salitre, de Bogotá, en los instantes previos a que el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) anunciara a los ganadores de la subasta 4G. Los gestos lo eran todo: el presidente de una de las seis firmas participantes se acercó a hablar junto a una ventana en voz baja; los altos ejecutivos de una firma extranjera no podían disimular la sonrisa en sus rostros; una asesora recibió en su teléfono un mensaje instantáneo con una frase escueta: “¡Ganamos!”.

En realidad, fueron muy pocos los perdedores. De las seis propuestas participantes, cinco se hicieron con al menos uno de los ocho bloques ofertados por el Gobierno durante el proceso, que en total sumaban 225 megahertz (MHz). Y de ellos, el principal vencedor fue la firma estadounidense DirecTV, cuya estrategia le permitió quedarse con dos bloques en la frecuencia de 2.500 MHz, la misma en la que Claro, el operador dominante, consiguió uno.
“Ahora comienza el verdadero trabajo. Antes de un año esperamos desplegar nuestro servicio de alta velocidad y cumplir con todos los requisitos que establece el contrato”, dijo Roque Lombardo, presidente de DirecTV, quien confirmó que la adquisición (asciende a $149.421 millones) será financiada con recursos propios e implica entregarles 30.000 tabletas a las escuelas públicas de las 57 cabeceras municipales en las que tiene que garantizar el cubrimiento de servicios.

Las condiciones más exigentes serán asumidas por el operador dominante: tendrá que cubrir 660 cabeceras municipales y entregar 309.630 tabletas. “Esta asignación representa el compromiso que hemos tenido con nuestros usuarios y el país. A pesar de las adversidades que hemos tenido que enfrentar en el proceso y unas condiciones que exigen mucho más de nosotros, estamos seguros de cumplir con las demandas de nuestros usuarios”, manifestó Juan Carlos Archila, presidente de Claro, quien adelantó que cubrirán los $119.995 millones con los recursos generados por la multinacional en Colombia: “Nuestras utilidades el año pasado fueron de $2,4 billones”.

En la banda AWS (que comprende las frecuencias entre 1.700 y 2.100 MHz, donde se exigen menores inversiones) resultaron triunfadoras Movistar, Avantel y Tigo (ofertó en conjunto con ETB). “Aún nos esperan inversiones por US$250 millones para desplegar todas nuestras redes”, comentó Saúl Kattan, presidente de la compañía bogotana. En contraste, el gran perdedor de la jornada fue la firma mexicana Azteca Comunicaciones, que se retiró de la puja durante la segunda de las tres rondas de ofertas y no obtuvo bloque alguno. Esa decisión influyó para que uno de los segmentos de la banda de 2.500 MHz permanezca sin dueño, al igual que la pequeña porción de espectro 3G (5 MHz) que adornaba el proceso.

Al final el gran ganador del proceso terminó siendo el Estado. Sus cálculos iniciales indicaban unos ingresos de $450.000 millones, los cuales terminaron siendo una cifra conservadora: en total, la subasta 4G dejó $770.530 millones para las arcas oficiales. “Esos recursos se destinarán a los programas sociales financiados por el Ministerio, entre los que sobresalen la cobertura de internet en las regiones más apartadas, la dotación de equipos de última generación en las escuelas públicas y el apoyo a los programas de emprendimiento que generarán nuevos empleos en el sector”, anunció Diego Molano, ministro de las TIC.
De esta forma, Colombia concluyó su proceso más ambicioso en la historia de las telecomunicaciones, que lo convertirán en el país de la región con el mayor número de operadores en prestar la tecnología 4G. Pero hay que afirmar que este es apenas un capítulo más de esta historia. En los próximos meses, mientras los ganadores despliegan sus redes, el Gobierno presentará un nuevo proyecto: la asignación de bandas bajas (en la frecuencia de 750 Mhz), en la cual lleva trabajando los últimos 18 meses y que tiene como objetivo reforzar aún más la cobertura a futuro.

Temas relacionados