Colombia, exitosa en la reducción de la pobreza

El director del IPM (Índice de Pobreza Multidimensional) para Latinoamérica, Diego Zabaleta, dice que la experiencia de este país es trascendente y debe tomarse como ejemplo para el mundo.

Bruce MacMaster, director del Departamento para la Prosperidad Social. / El Tiempo
Bruce MacMaster, director del Departamento para la Prosperidad Social. / El Tiempo

Bruce MacMaster, director del Departamento para la Prosperidad Social, explicó cómo, a través de programas como Familias en Acción y Jóvenes en Acción, Colombia está logrando superar sus índices de pobreza. Reveló que ya se llegó a la meta de 2.3 millones de familias inscritas. Además, que la dirección del Índice de Pobreza Multidimensional tiene intenciones de presentar a nivel internacional el caso del país como un ejemplo a seguir.

¿Cómo terminan 2012?

Estamos cumpliendo un año del sector. A estas alturas hemos tenido grandes logros, aunque ha sido muy complejo consolidarnos. Tenemos seis entidades en el sector, todos los proyectos están en funcionamiento y estamos avanzando en programas como en Familias en acción, en el cual teníamos la meta de vincular a 2,3 millones de familias para enero del año entrante y la alcanzamos esta mañana. Ese es un alcance impresionante, teniendo en cuenta que las inscripciones se realizan en reuniones con las mamás, que tardan alrededor de 20 minutos, donde se hace una evaluación para determinar cuántos hijos tiene, las edades, si estudian, en qué grado están, si ya pasaron por las etapas de vacunación y por los controles de salud, entre otros. Hoy (jueves) a las 9 de la mañana alcanzamos ese objetivo que estaba propuesto en el plan de desarrollo y esa cifra representa 11 millones de personas, es decir, casi el 25% de la población colombiana. Ahora tenemos una nueva meta: queremos llegar a los 2,6 millones pero de inscripciones para 2014.

¿Con qué recursos cuentan para implementar Familias en Acción?

1.7 billones de pesos para el año entrante. Además, tenemos en nuestras manos todo el efecto que este programa produce sobre el tema de la reducción de la pobreza. Recientemente recibimos unos estudios donde se afirma que en América Latina no existe la disponibilidad de ningún gobierno, ni un instrumento más potente para la reducción de la pobreza que Familias en acción en Colombia.

La otra cosa que hicimos fue montar el programa de Jóvenes en acción, que pretende cubrir las necesidades de educación superior de los jóvenes que hacen parte del programa de Familias. Vamos a tener cerca de 50 mil que iniciarán sus estudios en enero próximo. En el segundo trimestre vamos a completar los 120 mil beneficiados. Este programa es el que rompe el círculo vicioso de la pobreza, porque lo que realmente saca a la gente de esa condición es el acceso al conocimiento y a la formación profesional, garantizándoles salarios más dignos. Creemos que en el primer año vamos a tener 130 mil jóvenes y ya hemos hecho la inscripción en toda Colombia. El segundo año vamos a subir a 175 mil jóvenes.

¿Cómo va la reducción de la pobreza?

Esta semana hablé con Diego Zabaleta, el director del IPM (Índice de Pobreza Multidimensional) para Latinoamérica, que es un indicador que se inventaron en Oxford para reconocer que la pobreza no es solo falta de dinero sino carencias en vivienda, salud educación… me dijo que hay casi 20 países en el mundo que han decidido utilizar este índice y de ellos solo hay tres para mostrar: Bután, México y Colombia. Para ellos las experiencias de Colombia es la más trascendente, tanto que quieren convertirla en la forma de difundir el índice en el mundo.

¿Y cómo van para lograr eso?

Zabaleta me aseguró que quiere proponerle al presidente Santos que vaya en junio a Oxford para dar una conferencia magistral con Amartya Sen y así resaltar lo que Colombia ha hecho en la lucha contra la pobreza.

¿Y en materia de cifras?

Las cifras van bien. Hasta el 31 de diciembre del año pasado estábamos en 34% de pobreza total y 10.6% de pobreza extrema, y la meta del cuatrienio que va hasta 2014, es llegar a 9.5% en extrema y 32% de pobreza total. Hoy en día tenemos unos indicadores que dicen, que muy probablemente, vamos a lograr este año las metas del cuatrienio. Esto nos demuestra que el programa funciona. Además, tenemos los ojos del mundo encima, nosotros arrancamos con 37 puntos de pobreza total en 2010 y a estas alturas hemos rebajado casi seis puntos, lo cual es mucho en para dos años de gestión.

¿Qué piensa de la reforma tributaria?

El tema de los parafiscales, que eran un impuesto al empleo, evidentemente era un sesgo contra las compañías que eran intensivas en mano de obra versus las compañías que eran intensivas en capital. Es claro que la nueva inversión en Colombia se está dando en capital y, desde el punto de vista de erradicación de la pobreza, era muy importante que se le quitara ese impuesto al empleo y que se generara un impuesto a las utilidades, donde se trate igualitariamente a las compañías intensivas en personal y en capital. Como estructura de superación de pobreza, lo que pasó en la tributaria es un gran logro. No existe una fuente de recursos más confiable que la Nación, según los calificadores de riesgo. Entonces pasó de ser una fuente incierta, que dependía de la actividad laboral y de la evasión, a tener regulación como muchos otros gastos, entre ellos de nómina. Desde el punto de vista de estructura, para acabar con la pobreza, logramos finalmente liberarnos del impuesto al empleo. Para mí eso es importantísimo.

¿Con cuántos recursos va a contar el Departamento para la Prosperidad en 2013

2.3 billones de pesos, distribuidos en $1.7 billones para Familias en acción, $920 mil millones para Jóvenes en acción y $300 mil millones para otros programas como seguridad alimentaria, obras para la paz, familias ahorradoras, entre otros. Además, $100 mil millones funcionamiento.

¿Cómo le fue en la alcaldía de Cartagena?

Tuve mucho apoyo de la ciudadanía y logré tener un gran consenso alrededor de mi gestión. Mi principal meta era restablecer la tranquilidad. Había un frenetismo y una histeria colectiva en la ciudad y yo tenía que llegar a calmar los ánimos. Me dediqué a eso las primeras semanas y luego la gente quedó muy contenta, incluso las encuestas terminaron muy bien, lo cual es importante para demostrar que la gente es capaz de creer en las instituciones.

¿Le quedó gustando?

A mí me gusta ejercer la administración pública, pero yo no soy una persona de campaña. Si me dijeran mañana que me nombran otra vez como alcalde de Cartagena, yo voy, pero eso no es algo que esté en mi radar.

Temas relacionados