En Colombia hay 5.1 millones de usuarios de internet móvil

La cifra la reveló la SIC, quien hizo un estudio sobre los efectos de la asignación de la tecnología 4G sobre los usuarios en el país.

El número de suscriptores al servicio móvil aumentó un 22% en el primer año de la implementación de la tecnología 4G./ Bloomberg

Un detallado estudio de la Superintendencia de Industria y Comercio reveló qué pasó en el sector de las telecomunicaciones después de que el Gobierno asignara el espectro para desplegar la tecnología de cuarta generación (4G).

Allí, palabras más, palabras menos, se concluye que “durante el primer año de oferta de los servicios 4G sobre el espectro asignado en 2013, el número de suscriptores al servicio aumentó en 22%, pasando de 4.56 a 5.16 millones de usuarios. Además, el tráfico medido en megabytes aumentó el 16% entre los dos periodos de referencia, llegando a niveles superiores a 21 millones de megabytes en el último trimestre de 2014. Para el mismo periodo, los operadores reportaron ingresos por el servicio de acceso a internet móvil de 480,734 millones de pesos (US$ 202.1 millones) en precios corrientes, que corresponden a un aumento 35.61% con respecto a los ingresos percibidos en el último trimestre de 2013”.

Juan Pablo Herrera, director de estudios económicos de la Superintendencia de Industria y Comercio y quien lideró el estudio, aseguró que en el país “tenemos cerca de 5.1 suscriptores de internet móvil, eso es bien llamativo, eso es histórico, es una gran diferencia producto de la evolución del sector y del compromiso del Gobierno por garantizar un mercado más competido con mayor rivalidad y competencia”.

El documento hace cuatro recomendaciones para el sector: "1. Debe existir un mecanismo establecido por el regulador a través del cual se acelere el reporte histórico de datos por los operadores usando los criterios modificados con el fin de minimizar el riesgo de análisis de información inexacta e incompleta dentro del sector. 2. Es demasiado pronto para establecer si existe una posición de dominio en el mercado para el acceso a los servicios de internet móvil y cualquier decisión adoptada en esta materia debe ser revisada periódicamente. 3. Teniendo en cuenta la necesidad del sector para mejorar la infraestructura, aumentar la calidad de los servicios, e intensificar la competencia en el mercado, se considera importante analizar técnicamente la conveniencia de celebrar una licitación, en el menor tiempo posible, para asignar espectro en banda baja considerando los aspectos de competencia a largo plazo en el sector. 4. Es posible observar que hay nuevos jugadores en el sector de las telecomunicaciones con nuevos productos que definen nuevos mercados y que podrían afectar el funcionamiento de los ya existentes. Por lo tanto, estas dinámicas deben ser objeto de estudio y seguimiento no solo por el regulador, sino también por la autoridad de competencia”.

El documento reza que “todavía hay mucho por hacer en términos de penetración, cobertura, política procompetencia y la apreciación sobre concentración y dominancia, ya que ambos mercados están cambiando rápidamente. Por lo tanto, el trabajo futuro debe concentrarse en el impacto a largo plazo de la regulación, no solo en lo que respecta a los servicios de internet, sino también en el portafolio de servicios de TIC’s. Un análisis de precios también podría ser una tarea importante para desarrollar”.

Herrera explicó que el beneficio calculado para los usuarios después de la asignación del espectro se estima en US$28 millones gracias a la participación de nuevos agentes en el mercado y a que hay una mayor intensidad en la competencia en el sector. Y esto se traduce en más planes, mayores ofertas, mejor calidad de servicio y “todo eso muestra un parte satisfactorio cuando se habla de libre competencia”.

Detalló que con la investigación “no llegamos a identificar una variación específica en tarifas porque hay una multiplicidad de planes existentes que no nos permitiría fácilmente cuantificar la reducción de precios. La pregunta que nos planteamos fue cómo traducimos eso en términos de bienestar lo que está pasando en el mercado y es ahí donde sale la cifra de US$28.7 millones en términos de internet móvil”.

Y por el lado del internet fijo, “sugiere el estudio que hay departamentos críticos que deberían ser objeto de revisión en cuanto a la dinámica de oferta de los servicios de internet fijo. Vimos tres que han llamado la atención de la SIC: Chocó, Antioquia y Caquetá, porque hay mayor riesgo de concentración y dominancia de forma conjunta en oferta de, precisamente, internet fijo”, dijo el investigador.

El documento se publica justo cuando el Gobierno está afinando detalles para la asignación del espectro de la banda de 700 y, además, dice esto: “el objetivo de una nueva subasta no es necesariamente la entrada de nuevos jugadores, sino la reconfiguración del mercado en términos de autonomía de cada jugador para ofrecer servicios de comunicaciones mediante el uso de sus propias redes. Lo anterior, junto con el crecimiento exponencial que está experimentando el mercado, hace necesario enfatizar la relevancia de que el próximo proceso de asignación de espectro tenga lugar tan pronto como todos los requerimientos técnicos estén bien definidos”.