“En Colombia hay apetito por el ‘streaming’”: vicepresidente de Deezer

Según Óscar Castellano, el reto del sector está en lograr que los usuarios paguen por la música y, así, retribuir a los artistas.

/ iStock

Óscar Castellano es vicepresidente de Deezer, la plataforma de música por streaming, de origen francés, que hoy está en más de 180 países. Él es uno de los invitados a la cumbre de contenidos digitales Colombia 4.0, organizada por el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Mintic), desde hoy y hasta el próximo viernes en Corferias, en Bogotá.

El vocero de Deezer viene para hablar sobre el panorama mundial de la industria de la música, cuyos ingresos hoy se encuentran concentrados en un 45 % en las descargas de canciones y álbumes completos, aunque es un segmento que viene cayendo. Los servicios por streaming, en cambio, crecieron 45 % entre 2014 y 2015 (hasta el 33 %). El formato físico, por lo demás, hoy es el 6 %.

Según Castellano, en Colombia la industria musical viene creciendo 16 % año a año y el 50 % de sus ingresos provienen del mundo digital. “Hay apetito por el streaming”, asegura. Este país, junto con Brasil, es el mercado más importante para Deezer en América Latina, por cuenta de alianzas que esa OTT (servicios por internet) ha logrado con jugadores de la industria tradicional, como el operador Tigo.

Para nadie es un secreto el debate que se ha despertado en Colombia y el mundo por la disrupción que las nuevas tecnologías están generando en los negocios convencionales: Uber, en el sector del transporte; Airbnb, en el hotelero, y Netflix, en la industria audiovisual. Servicios como el de Spotify y Deezer, los líderes en la región, han sido un nuevo reto para la industria musical.

¿Qué características tienen Colombia y Brasil que los hacen los principales?

Para Deezer es fundamental llegar al mercado con un aliado sólido. En Colombia, como en Centroamérica y países del sur, como Paraguay y Bolivia, trabajamos con Millicom (multinacional controlante en la fusión Tigo-Une) y en Brasil, con Tim. Eso nos permite llegar a una base significativa de clientes. Cuando el operador incluye a Deezer en sus planes de datos, vemos un crecimiento sustancial de ingresos. También apreciamos que el usuario latino es muy social. Mientras más acude a la plataforma y tiene mayores interacciones con otros amigos y medios sociales, hay más “enganche”, lo que aumenta la capacidad de crecimiento en el mercado.

¿Cuál es el perfil del usuario de ‘streaming’?

A nivel genérico, suelen estar en rango de 21 a 34 o 35 años. Son usuarios cuya interacción en medios sociales es alta. El 80 %, por ejemplo, aprecian la colaboración que existe entre la plataforma y otras marcas, son usuarios que entran a la tecnología y en seguida comparten el contenido con el resto de sus amigos.

Existe un debate sobre qué hacer con las OTT, como Deezer. La industria tradicional pide que se las grave o que se busque una igualdad de condiciones. ¿Cuál ve que sea un camino viable?

Estamos en línea con lo que los reguladores determinen. Nosotros buscamos partnership (alianzas), fundamental para que el operador (como Tigo) se sienta involucrado en la distribución y el beneficio económico de la actividad, que no nos vea como enemigo. Sin embargo, en la industria hay un tema más importante, la diferencia que hay entre un billón de usuarios (1.000 millones) de servicios de streaming basados en plataforma gratuita, como Youtube, que proporcionan más de US$600 millones, frente 70 millones de usuarios que pagan y que dan US$3 billones (US$3.000 millones). El principal problema es cómo hacer que los usuarios que captan otro tipo de plataforma migren a servicios de pago y permitan ofrecer al artista el valor de su creación.

Temas relacionados