En Colombia se paga uno de los salarios mínimos más bajos de Latinoamérica

Lo dice Marcha Patriótica, mientras el Gobierno asegura que no ha hecho ofertas oficiales para el ajuste que regirá desde enero de 2017. Este viernes, sobre el medio día, se decidirá también el valor del subsidio de transporte.

Si la mesa de negociación no logra acuerdo, el Gobierno decreta el aumento. /Cortesía

Como sucede por esta misma época, cada año, representantes de los sindicatos y del Gobierno intentan llegar a un acuerdo para concertar lo que sería el aumento del salario mínimo que regirá para el 2017. Los primeros comenzaron pidiendo un alza del 14%, los segundos ofertaron un 6,7%. Lejos, sí, pero en la más reciente reunión presencial, unos se bajaron a 8,5% y los otros se subieron hasta el 7%.

“Estoy pendiente si se logra aún el acuerdo. Sería muy triste estar tan cerca pero todavía más lejos”, dijo la ministra de Trabajo, Clara López, a RCN Radio. “De manera privada he planteado dos cifras distintas: Una, que sería la del Decreto (que fijaría unilateralmente el aumento) y (la otra) un parámetro que podría ser la que saliera de la negociación, que pudiera ser superior”, agregó la funcionaria.

La realidad es que el aumento del salario que se estableció para el 2016 se perdió a mitad de año debido a que la inflación, disparada, hizo que los colombianos perdieran dicha alza por los altos precios de, por ejemplo, los alimentos. Ese ha sido uno de los más contundentes argumentos de los sindicatos, quienes alegan por un aumento que logre compensar los aumentos que se nos vienen en el 2017, empezando por el alza del Impuesto al Valor Agregado, IVA, del 16% al 19%.

El presidente de la CGT, Julio Roberto Gómez, también dejó la puerta abierta: “No hemos botado la llave al mar, no hemos cerrado la puerta del todo, y le dijimos a la ministra que 8,5% no era nuestra última palabra, y esperamos hasta última hora que podamos llegar a una concertación”.

Por su parte, desde la cuenta de Twitter de Marcha Patriótica, se recordó que “en Colombia se paga uno de los salarios mínimos más bajo de Latinoamérica”. Y desde esa misma tribuna le dijeron al país: “La exigencia de los sindicatos es justa, los empresarios deben ceder”. El senador Jorge Enrique Robledo también dijo lo suyo: “Por donde voy, siento la indignación en contra de la reforma tributaria, la peor de la historia del país Y falta el golpe del salario mínimo”.

El ministerio de Trabajo, en un breve comunicado, recalcó que “el Gobierno no ha hecho ofertas oficiales, sino sentado parámetros de valoración de un acuerdo frente a la técnica que exigen los decretos”.

Se espera que este viernes, sobre el medio día, el Gobierno de la última palabra. Allí se convocó "con el fin de informar la determinación final sobre el incremento del salario mínimo y del subsidio de transporte para el 2017".

Temas relacionados